Banco

=

Aunque la industria bancaria ha decrecido más de 76%, la comisionada de Instituciones Financieras, Natalia Zequeira, aseguró a EL VOCERO que la banca local —aunque significativamente consolidada— está mejor posicionada y con mayor nivel de capital y liquidez.

Hace más de dos décadas sobre 20 instituciones bancarias locales e internacionales operaban en Puerto Rico, pero a la fecha solamente quedan tres bancos comerciales con presencia en la Isla —Popular, FirstBank y Oriental—, según los datos suministrados por Zequeira.

“En Puerto Rico había demasiadas instituciones depositarias para el número de personas que habitaba la Isla. Somos una isla de 100x35 millas, así que no necesitamos tener 20 bancos comerciales. La industria está fortalecida y robusta. Las adquisiciones de operaciones resultaron en beneficio para las instituciones”, destacó la funcionaria.

En la pasada década, Popular adquirió el desaparecido Westernbank y parte de los activos de Doral Bank. Oriental, por su parte, compró la operación local de BBVA y recientemente completó la compra de Scotiabank. Mientras que FirstBank completará la consolidación con Santander durante el próximo verano.

Aunque la consolidación pudiera representar un riesgo para los consumidores, la comisionada aseguró que en el caso de Puerto Rico no lo es. Explicó que tanto la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) como el Banco de la Reserva Federal de Nueva York han certificado la estabilidad del capital de los tres bancos comerciales y la seguridad para los depositantes.

“Ahora mismo tenemos solo tres instituciones. Las consolidaciones pudieran representar un riesgo, pero en nuestro caso no lo es porque las tres instituciones comerciales están sólidas y cuentan con capital y liquidez. Además, sus transacciones están altamente reguladas”, enfatizó Zequeira.

La reducción de la competencia ha contribuido a que las instituciones financieras que coexisten en la Isla hayan mantenido una tendencia sostenida de incremento en los ingresos previo a la pandemia de Covid-19. Por ejemplo, según se desprende de los análisis financieros suministrados por la Oficina de Instituciones Financieras (OCIF), para el cierre de 2019 la banca comercial generó ingresos de sobre $1,139 millones, por encima de los $866 millones generados en 2018. El aumento en ganancias se sostiene desde 2016.

No obstante, para 2020 —aunque el informe de actividad financiera de OCIF aún no está listo— Zequeira adelantó que los bancos registraron un aumento sustancial en depósitos y nuevos clientes. La comisionada indicó que al tercer trimestre de 2020 los activos totales de los bancos comerciales ascendían a $80,000 millones, cifra superior a los $64,728 millones en activos reportados al cierre de 2019.

“Durante la pandemia, los bancos comerciales lograron captar más depósitos. Los balances en las cuentas aumentaron significativamente. Muchas personas perdieron sus empleos, pero gracias a los incentivos locales y federales —así como a las moratorias— el dinero en las cuentas aumentó”, acotó Zequeira.

La titular de OCIF considera que la entrada de un banco comercial adicional no es urgente, pero Puerto Rico atraviesa por un momento favorable que podría resultar atractivo a nuevos competidores. “Hay posibilidades para ampliar el mercado. Puerto Rico está abierto para hacer negocios”, puntualizó.