gas

Mientras cada día se reduce el dinero disponible, se asoma otro respiro al bolsillo del consumidor con la baja en precio del gas licuado, cuya demanda ha incrementado a nivel residencial.

Contrario a la baja en el precio de la gasolina, expertos en el sector del gas aseguran que en este caso suele un poco más lento, pero igualmente inminente. Explicaron que al producirse una caída tan significativa en el precio del crudo, igualmente se reduce el precio de sus derivados, donde figura el gas, el cual actualmente se encuentra a 36 centavos el galón, precio que por lo pasados meses ha tenido tendencia a la baja.

Aunque el presidente de Empire Gas, Ramón González, no pudo precisar de cuánto sería el descenso en precio, reconoció en entrevista con EL VOCERO que aunque un poco más lento que la baja en gasolina, igualmente se registrará una reducción en el precio de importación, que se proyectará en el precio de venta al consumidor. “El precio final a los consumidores lo fijan los distribuidores independientes, que alcanzan unos 800 a nivel de toda la Isla. En los próximos 60 días se debe estar recibiendo producto refinado que debiese —de continuar la tendencia a la baja como hasta ahora— reflejar la baja en precio”, afirmó, en momentos en que asegura que la demanda a nivel comercial se ha reducido en un 70%.

Reacciona el DACO

Aunque existe una orden de congelación del margen de ganancia del gas, la secretaria del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Carmen Salgado, aseguró a EL VOCERO que si los precios a nivel internacional bajan —como está sucediendo— igualmente los precios locales tienen que bajar, por lo que mantendrán a sus inspectores analizando las facturas para corroborar que cumplen con la orden de la agencia. “Si compran más barato, no pueden ganarse la misma cantidad porque estarían incumpliendo la orden”, sostuvo la titular del DACO, quien coincide en que esta industria se comporta muy diferente a la de la gasolina.

Aclaró que el gas —contrario a la gasolina— cuenta todavía con una fuerte demanda, lo que permite un equilibrio con la oferta. No obstante, entiende que ante la baja tan significativa en el precio del crudo, sí se deberá estar experimentando una baja en precio del gas licuado.

Hoy, el precio del gas de 100 libras figura entre los $75 a $100, mientras el de 20 libras figura entre los $15 a $23. Acorde con la funcionaria, estos precios en los próximos meses deberán estar todavía más bajos.

Algo que podría incidir en que los precios bajen aún más es el caso que el DACO lleva contra las empresas importadoras de gas por incumplimiento del reglamento, tras haber elevado el precio sin consultar con dicha agencia. A ello se suma que aunque se encuentran en el proceso adjudicativo —el cual tras el Covid-19 se ha retrasado— la agencia les ha ordenado desde el pasado 9 de diciembre un cese y desista del alza en precio impuesto, el cual han incumplido hasta ahora.

Ante la situación, el DACO les ha impuesto una multa diaria de $400, la cual se está acumulando desde dicha fecha. “Una vez culmine el proceso —que confío no tenga que llegar a una vista— las empresas vendrán obligadas a bajar el precio, lo que beneficia al consumidor, a la vez que tendrán que pagar la multa”, afirmó Salgado.

En torno a las multas por concepto de incumplimiento a los márgenes de ganancia, sostuvo que hasta el día de ayer tenían registradas 85 multas, de las cuales 37 ya habían sido notificadas al comerciante. Por este concepto las multas por establecimiento ascienden a $10,000.

reportera