energia renovable

Tras más de siete años detenidos, la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y otras entidades involucradas en la transformación del sistema energético dieron el visto bueno a la construcción de 16 nuevos proyectos de energía renovable a gran escala que generarán 500 MV de energía económica y limpia.

Los proyectos —que generarán poco menos de una cuarta parte de la generación de la AEE— se mantenían detenidos pese a que estaban listos para construcción y a que la Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico (Ley 17 de 2019) promueve que se genere un 40% de energía renovable para el 2025, un 60% para el 2040 y un 100% para el 2050. En la actualidad solo se genera un 4% de energía renovable.

"Tras varios años de esfuerzo continuo y arduo, y tras luchar contra huracanes, terremotos y una pandemia, finalmente el País ha roto la inercia del inmovilismo. Hemos quebrantado el muro de la parálisis y abierto una ventana hacia el futuro, dando paso a varios nuevos proyectos de energía renovable a gran escala",  sostuvo el director ejecutivo de la Asociación de Productores de Energía Renovable de Puerto Rico (APER), Julián Herencia.

Herencia explicó que los proyectos proveerán a Puerto Rico una amplia fuente de energía limpia a precios justos y que requieren de una inversión multimillonaria que creará oportunidades de empleo por medio de la construcción, la operación y el mantenimiento de los proyectos. Se estima que la instalación se complete en los próximos 12 meses.

"Hoy damos un paso significativo hacia adelante, no tan solo a nivel económico, sino a nivel de la salud y el bienestar ecológico", enfatizó. 

Herencia indicó, además, que la puesta en marcha de estos proyectos es un paso significativo en la reducción de emisiones tóxicas de las plantas de generación de energía eléctrica, que son identificadas como las mayores fuentes de contaminantes en la Isla.

“Nuestro ambiente ha sido despiadadamente maltratado por la gran cantidad de gases de invernadero que arrojamos y que hoy son causa de una debacle ambiental, lo que va creando un problema serio en los patrones climáticos y calidad del aire. Hoy podemos decir con seriedad que nuestra isla comienza a aportar al objetivo de alcanzar cero emisiones netas de gases de invernadero”, abundó el ejecutivo. 

Por otro lado, Herencia indicó que es necesario que se evalúen proyectos adicionales a lo que se construirán para mantener que se puedan lograr las metas de fuentes de energía renovable que establece la Ley 17 de 2019. 

“No podemos permitir que los próximos proyectos tomen siete años en materializarse. La APER se mantiene en guardia y vigilante a que se den más y frecuentes avances en este frente y que se logren de manera más inmediata”, puntualizó Herencia.