Francisco Montalvo Fiol

El académico Francis Montalvo Fiol, destacó que en términos de estadística se han dado cambios pero hace falta más ara apoyar la estrategia de competitividad. >Archivo/EL VOCERO

Mientras el gobierno difunde el mensaje de que Puerto Rico está listo para hacer negocios, el académico en temas de competitividad Francisco Montalvo Fiol plantea que aunque la Isla mantiene sus atributos, debe ampliar los mecanismos de acción y producir mayor información estadística.

Advirtió que consignar los puntos de interés para que los inversionistas puedan mirar a Puerto Rico como el lugar para establecer operaciones, debe ser prioridad.

Montalvo Fiol, quien hasta 2017 fue el coordinador para Puerto Rico del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) y es parte del grupo de expertos en el estudio del tema, sostuvo que la pandemia de covid-19 que ha experimentado el mundo desde hace más de un año ha impactado el análisis de la competitividad.

Actualmente profesor en la Universidad del Turabo a nivel doctoral, y presidente de la firma de asesoría en desarrollo organizacional y estrategias New Ways Solutions, analizó el nivel de competitividad de la Isla a partir de los parámetros de la WEF, y encontró varios puntos que hacen de Puerto Rico un lugar “con gran potencial de innovación y talento humano”.

Dijo que tener cuantificados esos factores, es vital para dar un marco de estabilidad y certeza a quienes estén interesados en invertir. Por eso favorece que haya los recursos adecuados para entidades como el Instituto de Estadísticas, y su gestión sea un pilar en la estrategia de desarrollo económico.

“Lo importante es comenzar la definición de competitividad. El Foro (WEF) dice que es el grupo de decisiones políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país”, explicó Montalvo Fiol, y precisó que ciertamente el punto de la productividad ha sido impactado por la pandemia.

Aun así, planteó que la pandemia “ha sido catalizador a una serie de tecnologías —como la digital— y ahí ha impulsado la productividad”, y es algo para analizar y sacar provecho.

Recomendó ser ágil al estimar los puntos de competitividad y que la gestión no se quede en palabras. “En el tema de República Dominicana, allá están trabajando con sus puertos y nosotros llevamos muchos años con el tema del puerto de Ponce. Ellos tienen un parque científico cerca del Aeropuerto Las Américas, que puede complementarse con el canal de Panamá, mientras nosotros estamos hablando y hablando”, señaló como ejemplo para que se den acciones concretas y con premura.

Agregó que la Isla enfrenta una situación fiscal que está en vías de solución, pero entiende que los cambios en otras áreas de desarrollo se tienen que dar para mover la rueda de la economía.

Los puntos fuertes de la Isla

Entre los puntos fuertes de Puerto Rico, Montalvo Fiol mencionó la sofisticación en los procesos de producción, la utilización de técnicas sofisticadas de mercadotecnia, la calidad en los suplidores locales, el alto nivel de absorción en la adopción y utilización de tecnología, la alta tasa de matrícula universitaria, la alta tasa en el uso de internet de la población y, en general, la amplia capacidad de innovación.

Explicó que en términos de los elementos efectivos del ecosistema empresarial, Puerto Rico cuenta con la estructura legal para la protección de la propiedad intelectual, disponibilidad de nuevas tecnologías, altos estándares de auditorías, intensidad de competencia y un buen nivel de desarrollo de ‘clusters’ industriales.

Por el contrario, entre los puntos que se requiere transformar para obtener resultados más positivos, incluye la regulación gubernamental, la ineficiencia y el despilfarro en el sector público, el favoritismo en la toma de decisiones gubernamentales, el impacto de la actividad criminal y la violencia, el impacto de las contribuciones en la inversión empresarial, la calidad del sistema de energía eléctrica, la no disponibilidad de capital de riesgo, y la falta de confianza en el gobierno.

Considera como grandes retos empresariales e institucionales poder educar adecuadamente a la próxima generación, particularmente en ciencias y matemáticas.

Como debilidad significativa está la incapacidad para atraer talento y retenerlo.

Fuera del índice

Desde 2015 Puerto Rico quedó excluido del índice de competitividad del WEF, debido a cambios en su metodología. Particularmente, al no estar la Isla en el Fondo Monetario Internacional, al no ser soberano.

El secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Cidre, reconoció la necesidad de mejorar el “ease of doing business” y señaló que insertar a Puerto Rico nuevamente en el WEF “es clave para poder medirnos y compararnos con otras jurisdicciones”.

“Nos comprometemos a evaluar la posibilidad de poder insertarnos nuevamente en este estudio y asegurarnos que Puerto Rico se encuentre en esta medición a nivel global”, expresó Cidre, y explicó que “participar de este Foro nos permite comunicar las ventajas que ofrecemos y los avances que vamos logrando en áreas específicas, así como medirnos y establecer metas a corto, mediano y largo plazo”.