telecomunicaciones

La Alianza Puertorriqueña de Telecomunicaciones (APT) pide que se le permita continuar abriendo localidades para poder atender a los cientos de clientes que tienen que esperar más de un mes para recibir los servicios que requieren, debido a la alta demanda que reciben que no pueden manejar con pocas sucursales.

“Queremos poder servirle a la gente que tiene necesidad de servicios de internet, que en este momento son más importantes que nunca. Entre todas las empresas de telecomunicaciones, estamos atendiendo diariamente a 500 personas, de las 5,000 o 6,000 que atendemos en condiciones normales”, informó Felipe Hernández, presidente de la APT, sobre la limitación de clientes que experimenta esta industria por la crisis del Covid-19.

El también presidente de la empresa VPNET —que cuenta con 40 empleados que han continuado laborando durante la emergencia de salud— solicita que le presten la atención que merece este importante sector, que es esencial para que la gente pueda continuar laborando desde sus hogares durante la cuarentena y toque de queda.

“No tenemos la prioridad que deberíamos. Hay otros sectores que tienen más concesiones cuando somos nosotros los que tenemos la carga de la economía. Necesitamos más apertura para atender a la gente que tiene mucha necesidad de nuestros servicios y no podemos dárselos de manera inmediata. Imagínate, si no tuviéramos internet ahora, ¿cómo se harían las reuniones de TEAM o ZOOM y cómo se brindarían los servicios de salud a distancia?”, añadió Hernández.

El ejecutivo aseguró que la limitación en la cantidad de clientes que se pueden atender a diario está ocasionando que se aglomeren para solicitar los servicios —como es el caso de las tiendas de celulares— , ya que hay muy pocas tiendas abiertas al público y los consumidores llegan para solicitar una cita.

“Los celulares tienen limitaciones de tiendas abiertas. Están dando citas ahora para el mes de julio para el remplazo de unidades, cuando este es el único medio de comunicación de la gente. También están aguantados los proyectos de construcción de nuevas torres de comunicaciones, porque las oficinas del gobierno están cerradas y no se puede realizar el proceso de permisos. Lo que pedimos es abrir más localidades para servir a más personas y activar otros sectores de las comunicaciones”, declaró Pedro Andrés, expresidente de la APT y presidente de la empresa de telecomunicaciones Neptuno.

Ambos ejecutivos coinciden en que los servicios de esta industria son esenciales durante la cuarentena y que el sector está listo para operar más centros y manejar las transacciones de venta y servicio, con los protocolos estrictos que se requieren para evitar el contagio con Covid-19.