gas

La falta de documentación que justifique el alza en el precio del gas licuado —no empece a que está vigente una orden de congelación de precios— ha sido lo que el Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO) ha encontrado durante sus visitas a cientos de establecimientos que venden este producto de primera necesidad.

Hasta el momento, los aumentos que han podido evidenciarse fluctúan entre los $5 y $10 en los cilindros de 100 libras, con precios que oscilan entre los $80 y $90, mientras que los cilindros de 17 y 50 libras están a precios regulares de entre $15 y $45, respectivamente, según los datos suministrados por la agencia.

“Nos percatamos de que muchos detallistas no estaban cumpliendo con el reglamento, no tenían sus facturas disponibles. Entonces quisimos averiguar y visitamos cerca de 300 negocios, de los que tomamos una muestra de 30, para auscultar si había cumplimiento o no de la orden de congelación de precios efectiva el pasado 14 marzo de 2021”, explicó el secretario del DACO, Edan Rivera Rodríguez.

El resultado de la investigación reflejó que muchos negocios no tenían disponible la información detallada de sus compras de gas licuado, por lo que la entidad gubernamental procedió a multarlos por $5,000. Esta situación llevó a la agencia a emitir una carta circular en la que se aclara la obligación de todo comercio de preparar y poner a la disposición del DACO expedientes que le permitan ejercer sus facultades de fiscalización en esta y otras industrias.

“Muchos no pudieron entregarnos las facturas, por lo que no hay evidencia del costo del producto cuando lo adquieren. De esta manera es que sabemos el margen de ganancia bruta al venderlo a los consumidores; vemos si se justifica el aumento de precio en las tiendas. La contestación de muchos comerciantes fue incompleta, por lo que recibieron multas, las que no los eximen de entregarnos la información que les solicitamos. Si violan esa orden de darnos la documentación, se procede a darles multas adicionales”, advirtió el secretario.

Aquellos comercios que sí cumplieron con los documentos requeridos demostraron que el aumento de sus precios se debía a un alza en el costo del gas de parte de sus suplidores.

“Estos negocios estaban en los parámetros de los precios de congelación, estaban justificados. Es imprescindible saber si los precios son los adecuados, más aun cuando todavía estamos en un periodo de emergencia (debido al covid-19)”, indicó Rivera Rodríguez.

El funcionario advirtió que mantendrá en la mira a los mayoristas, distribuidores y detallistas de gas licuado en la Isla, ya que son innumerables las quejas de los consumidores por el aumento excesivo en el costo de este producto. Dijo que el DACO se mantendrá activo en la investigación de estos precios a través de la visita constante de sus inspectores.

 “Como agencia hemos sido consistentes con nuestro deber de fiscalizar y defender el bolsillo del consumidor, pero nos hemos topado con establecimientos que ocultan información y obstaculizan nuestro trabajo. En lo que va del año hemos hecho de este tema uno prioritario para la agencia y, dentro de las facultades que nos otorga la ley, hemos estado fiscalizando la industria en todos sus niveles. Vamos a continuar haciéndolo y actuaremos según corresponda”, puntualizó Rivera Rodríguez.