La dispensa “tentativa” que Estados Unidos le había aprobado a Puerto Rico para flexibilizar los requisitos en el transporte de carga aérea muy pronto serán una realidad, ya que el periodo regulatorio de espera finalizó a favor de la Isla.

“Esta dispensa se aprobó, pero teníamos que esperar 14 días para ver si había comentarios públicos en contra, pero nadie se opuso. Ahora lo que procede es que nos otorguen una orden final”, confirmó Manuel Laboy, secretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) sobre la aprobación que tendrá que renovarse cada dos años.

Para aprovechar la oportunidad que le permitirá a Puerto Rico que los vuelos de carga —que antes no podían llegar al país debido a las estrictas reglamentaciones que imponía el gobierno federal— ahora puedan aterrizar en suelo boricua, hay que llevar el mensaje de que Puerto Rico está abierto a este nuevo mercado.

“Esta herramienta ahora hay que promocionarla para que las líneas aéreas internacionales que planifican sus rutas anualmente, incluyan a la Isla en sus planes. Que nos vean como una opción que antes no estaba. La dispensa incluye a los aeropuertos de San Juan, Ponce y Aguadilla, no solo es para la carga, es también para el pasajero. Para llevar el mensaje estamos realizando esfuerzos en conjunto con entidades como Cámara de Comercio, Asociación de Industriales y Discover Puerto Rico”, indicó el secretario.

Se espera que este cambio beneficie al comercio en Puerto Rico, ya que será una alternativa para emprendedores que requieran de recibir productos extranjeros para sus negocios o para empresarios que interesan exportar sus productos.

“Ahora podemos desarrollar almacenes, zonas francas y vincular el sector local aeroespacial y de manufactura, entre otros. Ya tenemos sobre 500 decretos contributivos de exportación de servicios de empresas que vienen a establecerse aquí o para el comerciante local que está mirando a la exportación de servicios”, dijo Laboy durante su presentación en Minority Enterprise Development Week (MED Week).

Sobre las oportunidades de negocio en otros mercados, el funcionario dijo que hay que aprovechar los sectores en constante crecimiento como lo es el turismo.

“Hay casi 4,000 millones en inversión en 13 nuevos hoteles proyectados entre tres y cinco años que añadirán 7,000 cuartos noche. Hace cinco años los cuartos noche eran en instalaciones turísticas tradicionales, pero ahora el 40% son de alquileres a corto plazo. Una oportunidad para que el mercado de bienes raíces capture ese crecimiento. Hay que trabajar para una mayor conectividad de vuelos aéreos para maximizar oportunidades de desarrollo”, declaró Laboy.

Por su parte, Jennifer González, comisionada residente en Washington, opinó que son muchas las áreas de oportunidad de crecimiento en los negocios a nivel local.

“Tenemos áreas de oportunidad en la transportación aérea, construcción de hogares, educación y salud. La gente piensa que solo hay opciones de negocio en el turismo o en las farmacéuticas que son el 44 % de los negocios en Puerto Rico. También está la industria de servicios, agricultura, tecnología, investigación y los proyectos para mitigar los problemas en las zonas inundables y erosión costera. Con la asignación de fondos aprobada en 2018 se revisan las áreas costeras de Rincón, Aguadilla y Loíza. Además de proyectos de mitigación por inundación como del río San Germán con fondos de construcción, la canalización del río Puerto Nuevo y La Plata, así como el dragado de los muelles de Mayagüez, Arecibo y San Juan que aumenta la cantidad de calado”, dijo González.