rockwell

La constante capacitación de los recursos humanos y las mejoras a la infraestructura general del País, son dos de los elementos identificados por Alejandra Quevedo, gerente regional de Rockwell Automation, para que se logre una mayor competitividad en la industria de la manufactura, en momentos que se persigue incrementar la presencia del sector en la Isla.

“Hay que preparar los ingenieros en esta área y brindarles educación continua sobre los adelantos en la tecnología y para eso hay que trabajar con las universidades en alianza con el sector privado. Hay que desarrollar el talento y retenerlo en la Isla para crear empleos. Eso lo unimos a las compañías que tienen conocimiento global para trabajar de manera más eficiente”, opinó Quevedo.

La ejecutiva de la empresa de automatización industrial y tecnología de la información, también resaltó la necesidad de mejorar la infraestructura general del País, ya que los inversionistas toman en cuenta este factor al momento de elegir un destino para establecer negocios.

“Hay que mejorar la fragilidad del sistema de energía eléctrica y la seguridad de la Isla, porque los que vienen a la Isla buscan que se les garantice este aspecto para traer a sus empresas de manufactura. Puerto Rico es un referente mundial en las farmacéuticas y dispositivos médicos con estándares de calidad muy altos. Siempre debe innovar y adaptarse a la tecnología y a las necesidades del mercado”, resaltó la ejecutiva.

Según explicó, los adelantos tecnológicos son parte de la clave en la competitividad, por lo que la Isla debe mantenerse a la vanguardia en los cambios que puedan lograr que estas industrias fabriquen los productos de una manera más ágil, eficiente y sin contratiempos.

“Hay que adaptar el ecosistema para que cumpla con las exigencias del mercado. Se debe medir la eficiencia y evolucionar con las tendencias globales. La tecnología evita la detención en la fabricación, porque la anticipa y también aumenta la productividad de las empresas. Las industrias farmacéuticas avanzan, aunque son más conservadoras que otras industrias en cambios tecnológicos debido a las estrictas regulaciones que tienen” señaló.

Quevedo destacó que otro sector muy regulado es el de comida y bebidas.