App de Delta

Una imagen de la publicidad con la que Delta anunció el lanzamiento de su app. 

La aerolínea Delta acaba de ser demandada por más de $1,000 millones por uno de sus propios pilotos en activo que afirma haber desarrollado una aplicación de mensajería de texto para las tripulaciones que la empresa le robó y utilizó como base para crear su propia app.

El capitán Craig Alexander, piloto de Boeing 757, demandó a la aerolínea con sede en Atlanta por robo de secretos comerciales ante un tribunal estatal de Georgia. 

Según Alexander, gastó $100,000 de su propio bolsillo para desarrollar una aplicación a la que llamó QrewLive (un juego de palabras con tripulación en vivo), que le presentó a la aerolínea. 

El objetivo de Alexander al crear esta aplicación era proveer una herramienta para resolver los problemas de comunicación de la tripulación tras interrupciones de vuelos que Delta sufrió en 2016. 

En agosto de ese año, un apagón de cinco horas provocó cientos de cancelaciones de vuelos que le costó a Delta más de 150 millones de dólares. 

El piloto dijo en la demanda que envió un correo electrónico al director ejecutivo Ed Bastian en ese momento diciendo que "tenía una solución".

Los abogados de Alexander aseguran que el piloto tuvo varias reuniones con ejecutivos de la aerolínea en 2015 y 2016, y que estos le expresaron su interés en adquirir su app. Pero que, de golpe, la aerolínea cortó las comunicaciones, y en abril de 2018 lanzó su propia app, llamada Flight Family Communication (FFC), que es una “copia e imitación” de QrewLive.

Delta "robó como un ladrón en la noche" y estafó a su propio empleado leal, dijo este miércoles en una entrevista Keenan Nix, abogado de Alexander. 

En tanto, Morgan Durrant, portavoz de Delta, dijo en un comunicado: "Aunque nos tomamos en serio las alegaciones especificadas en la queja del señor Alexander, no son una descripción exacta o justa del desarrollo de Delta de su plataforma de mensajería interna para la tripulación".

Se trata de Flight Family Communication y es un sistema de mensajería interno. La crearon luego de un incidente que obligó a cancelar cientos de vuelos en 2016.

Alexander también solicita daños punitivos contra Delta. "Para añadir un insulto al robo y al perjuicio, el capitán Craig Alexander debe utilizar su plataforma de mensajería de texto QrewLive robada todos los días mientras trabaja para Delta", afirma la demanda. 

"Cada vez que mira la aplicación FFC, le recuerda dolorosamente que Delta robó sus secretos comerciales patentados y los utilizó para el enorme beneficio financiero de Delta", señalan sus abogados.

Sobre el monto de la demanda, Alexander afirma que los ahorros que el app le ha significado a Delta “supera conservadoramente los mil millones de dólares".

“En un día normal, se envían aproximadamente 11,000 mensajes a través de la plataforma. Durante los días en que la operación se ve fuertemente afectada por el clima, por ejemplo, el uso se ha disparado a más de 14,000, lo que indica el valor de la herramienta para los empleados de primera línea”, reconoce la propia Delta.

Ahora queda esperar la decisión de la Justicia. Pero Alexander no lo tendrá sencillo ya que las empresas suelen ser propietarias de los derechos de cualquier cosa producida por sus trabajadores.