energia

La importancia de un ambiente propicio al desarrollo de proyectos para el trasbordo de energía será medular en la creación del mercado energético, según Tomás Torres Placa, representante de los consumidores en la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

El trasbordo ocurre cuando el consumidor residencial compra energía a un tercero que no es la AEE. Dentro del trasbordo, según el reglamento del Negociado de Energía de Puerto Rico, están incluidos los negocios exentos bajo la Ley de Incentivos Económicos, consumidores industriales, comerciales, microrredes, cooperativas energéticas, empresas municipales y agregados de demanda o grupos que se unen para comprar energía al por mayor a un suplidor.

Torres Placa enfatizó que el costo de trasbordo será la ficha de tranque, porque si no se adapta a uno menos oneroso no se cumplirán las metas. Para determinar el costo se aplica el reglamento del ‘willing’, que regula cuando una empresa genera electricidad para venderla a otra.

“Las tarifas de trasbordo de energía se determinan a través de un crédito. Se estima entre 7.2 y 12.5 centavos. Quiere decir, el equivalente a la tarifa actual, menos lo que se paga por la compra de combustible y compra de energía. Esta tarifa se considera alta y no incentivaría el desarrollo de los mercados de energía”, aseguró Torres Placa.

Agregó que el objetivo debe ser el costo más bajo posible para el trasbordo, ya que si se mantiene alto el consumidor se desconectará de la red eléctrica.

“Si los centros comerciales e industriales se desconectan, se acaba la red. Sería un jaque mate al desarrollo del mercado de energía en Puerto Rico. Se desarticularía la red que tenemos, porque forzaría a los clientes a salir de ella”, alertó.

Esta información la confirmó uno de los comisionados del Negociado de Energía, Ferdinand Ramos, quien informó que esa tarifa está en revisión.

“Estamos en un proceso adjudicativo para determinar el costo que se le va a dar al trasbordo de energía, pero se vislumbra que será menos o cerca del costo de kilovatio que pagamos hoy, menos el costo de compra de energía y combustible”, detalló.

Hablan los ingenieros

Por su parte, Juan F. Alicea Flores, presidente del Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico (Ciapr), expuso que lograr el trasbordo efectivo es vital para que el País se acerque a la meta de 40% de energía renovable para 2025 y 60% para 2040.

“El modelo de producir y consumir es lo que nos va a llevar a una transformación energética, lo demás es lo mismo”, destacó Alicea.

Resaltó, además, que antes de lograr un sistema más sofisticado y moderno hay que cuidar el actual para evitar el colapso.

“Hay un sistema de generación muy débil. No hemos adelantado mucho en esa parte. La confiabilidad del servicio a corto plazo debería ocupar el enfoque principal y tenemos que acondicionar lo que tenemos. Hay que darles mantenimiento a los equipos viejos en lo que se puede sustituir el sistema”, apuntó Alicea.

Añadió que la falta de personal para la construcción de las obras en agenda es otro desafío para que Puerto Rico se encamine hacia transformar la infraestructura eléctrica a una moderna y eficiente.

Ignacio Díaz, director de Ventas y Mercadeo de Glenn International, proveedor de energía renovable, equipo eléctrico, iluminación y telecomunicaciones para el Caribe, expresó que “no vamos a dar abasto. Para la reconstrucción de la red eléctrica —que se dará en los próximos 10 años— se proyecta que vamos a tener que importar cerca de 100,000 empleados. También está el reto de la logística para traer los materiales a la Isla y lograr el almacenamiento de 150 megavatios, para los que harán falta más de dos millones de paneles solares”.

El empresario, quien fue uno de los oradores en el foro sobre el futuro de la industria energética en Puerto Rico —realizado por el Capítulo de Egresados de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Río Piedras—, se refirió a lo complejo y costoso que es importar la gran cantidad de materiales que se requerirá para el mejoramiento de la infraestructura eléctrica de la Isla.