Carmen Yulín

Las escuelas municipales de la capital comenzarán hoy las clases y, desde ya, la alcaldesa Carmen Yulín Cruz, advirtió que el semestre escolar se extenderá hasta el 22 de junio para lograr recuperar el mes perdido por el huracán María.

Cruz ofreció ayer una conferencia de prensa desde la Plaza Barceló en Santurce, donde insistió en que las labores de recuperación y recogido de escombros en el municipio van avanzando.

Además de The School of San Juan, La Escuela del Deporte y la Escuela de Ciencias y Matemáticas, hoy abrirán sus puertas 21 de los 77 Head Starts de la capital. El Colegio Universitario de San Juan está operando ya hace dos semanas en horario extendido.

“Tuvimos una reunión con los padres del sistema escolar de San Juan para explicarles todo lo que habíamos hecho. No van a tener aire, pero los generadores van a bombear para que los baños sirvan y haya condición de salubridad. Les dijimos que no es momento de enviar los niños a la escuela si no se sienten bien. Si los niños tienen los ojos amarillos, eso es conjuntivitis y no se le va a quitar a menos que vaya al doctor”, dijo la alcaldesa ayer.

Afirmó que en las escuelas municipales se guardará el espacio a los estudiantes que se mudaron, por lo menos hasta el próximo semestre que comienza en febrero y termina en junio.

Pocas opciones para Viejo San Juan

Cuando se le preguntó sobre el Viejo San Juan y el hecho de que en la ciudad histórica están sin luz, la alcaldesa de inmediato ripostó que “igual que en el resto del País”.

“Aquí es donde todos tenemos que darnos cuenta que el País vive una realidad diferente y que San Juan vive una realidad diferente. Se colocaron tower lights, pero los vecinos tienen derecho a no estar respirando ese diésel”, dijo Cruz. “Esta semana tuve reunión con Rafael Oller, presidente de CODEVISA y hablamos de diferentes formas para manejar y ayudar al flujo de personas a Viejo San Juan y se habló de poner plantas en los techos de los restaurantes”.

Explicó que, antes de poner estos generadores, los comerciantes deberán contratar peritos electricistas que certifique la conexión de estas plantas para evitar los incendios y la contaminación con gases. A lo que no accedió la alcaldesa fue a la idea de permitir las sillas y mesas en las calles del Viejo San Juan.

“Eso no se puede permitir porque obstruye de manera permanente las aceras y la carretera”, sentenció. “No le puedo trancar al gobernador la calle Fortaleza”.

Cruz añadió que el año entrante sí habrá Fiestas de la Calle San Sebastián, pero “si no hay luz, no podemos tener unas fiestas hasta media noche o hasta la una. Tenemos todos que entender que la recuperación es larga y que el país que conocíamos no está y vamos a tener que llegar a unos acuerdos comerciantes, residentes, para poder todos llegar a donde queremos llegar”.

Sanders dispuesto a eliminar leyes de cabotaje

Cruz, aseguró que el senador Bernie Sanders – quien llegará a la Isla el viernes – está inclinado a favorecer la eliminación de las leyes de cabotaje para Puerto Rico, o al menos a permitir que se flexibilicen para garantizar la entrada de materiales de construcción, medicinas y materiales asociados al restablecimiento de la energía eléctrica.

En su última visita a la Isla, cuando era candidato primarista por el Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Sanders dijo desconocer detalles de la Ley Jones, legislación que incide directamente en la forma en que la Isla importa y exporta. Cuando se le preguntó al respecto durante una actividad pública, el senador por Vermont pidió a la mujer que le preguntó que por favor le explicara los detalles de esta ley y luego no abundó al respecto.

EL VOCERO le preguntó a Cruz en conferencia de prensa si ha tenido la oportunidad de instruir a Sanders sobre la Ley Jones y si es un asunto que discutirá con él durante su visita de seis horas a la Isla.

La alcaldesa aseguró que este es uno de varios puntos que han discutido con el equipo de Sanders.

“Que por lo menos por un año se exima totalmente de las leyes de cabotaje, o en su defecto, por lo menos que todos los barcos de otros países que vengan a traer materiales de construcción, para individuos o comercios, medicinas, materiales de energía eléctrica, que eso sea eximido de inmediato”, dijo Cruz. “Él lo ve muy positivo. Lo otro es un empuje grande a la energía solar”.

Estas leyes de cabotaje impiden a Puerto Rico importar o exportar con otros barcos que no sean de bandera norteamericana, los que muchas veces resultan ser la flota más costosa.