departamento de educación
Ramos Parés dijo que esta es una prerrogativa que la ley delega completamente en el secretario de Salud, por lo que la agencia estaría acatando la orden. > Archivo / EL VOCERO

Si el Departamento de Salud determina que los estudiantes mayores de 12 años —con excepción de los que tengan alguna condición médica— tienen que estar vacunados contra el covid-19 para tomar clases presenciales en las escuelas públicas a partir del próximo 16 de agosto, el Departamento de Educación (DE) acataría la orden, confirmó el secretario interino de la agencia, Eliezer Ramos Parés.

“Creo que el estado tiene una responsabilidad con sus menores, sobre todo, y una responsabilidad social en asegurar que la prestación de servicio no sea una variable de contagio. Así que estaríamos apoyando las gestiones del secretario de Salud (Carlos Mellado) en la decisión que vaya a tomar”, expresó en entrevista con EL VOCERO.

Ramos Parés explicó que la determinación es una prerrogativa que la ley delega en el secretario de Salud, por lo que la agencia estaría acatando la orden. “Sabemos que la vacunación es clave en este proceso. Así que, sí es una consideración que está presente”, agregó el funcionario. 

Esta semana el gobernador interino Omar Marrero no descartó que el gobierno imponga a los ciudadanos la vacunación contra el covid-19, una medida que ya se comienza a discutir o implementar en algunos países. El lunes trascendió que el juez de distrito Damon Leichty dictaminó que la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, podrá exigir que los alumnos estén vacunados para asistir a las clases presenciales.

“Las herramientas que tome el Departamento de Salud en el manejo de esta enfermedad, nosotros la estaríamos acatando y, en el caso de que sean posteriores al nombramiento de un maestro, igualmente tenemos la facultad de poder exigir requisitos de salubridad a la hora de entrar a nuestros planteles escolares. Así que estaríamos tomando medidas para fortalecer lo que podría ser la orden administrativa que tome Salud”, afirmó Ramos Parés. 

En la reunión que hubo el martes entre el componente de Salud y Educación para discutir asuntos relacionados al protocolo sanitario para las escuelas, también se habló sobre la vacunación de los maestros y estudiantes. Ramos Parés indicó que se acordaron algunas iniciativas que se estarán anunciando en los próximos días. 

El funcionario adelantó que están cruzando la base de datos de la agencia —la matrícula en línea a través del Sistema de Informática Estudiantil (SIE)— con el portal de Salud para identificar los estudiantes que todavía no se han vacunado. Luego se acercarán a las familias para conocer la razón por la cual el estudiante no está vacunado.

Ramos Parés reconoce que quizás haya estudiantes y personal docente que no se hayan inoculado porque tienen alguna condición de salud. Añadió que el 95% del personal docente se ha vacunado contra el covid-19, por lo que hizo un llamado para que ese otro 5% de los empleados —al igual que los estudiantes que no se han vacunado— acudan a los centros de vacunación. 

Para la semana próxima el protocolo 

Ramos Parés anticipó que la semana próxima se estaría publicando el protocolo sanitario para las escuelas públicas y privadas. Indicó que hay consenso sobre mantener el uso de la mascarilla y que se permitirá la utilización de los aires acondicionados y abanicos. 

“Hay unas áreas que se van a mirar, sobre todo la salida de estudiantes a los planteles, que faltaba afinar unos detalles. Igualmente, se discutió un poco el tema del alza en los números para poderlo tomar en cuenta. Hay unos pequeños detalles”, dijo el funcionario. 

Añadió que se ha hablado sobre la necesidad de mantener el distanciamiento de seis pies cuando los estudiantes vayan a ingerir los alimentos, por recomendación del Departamento de Salud. 

Pruebas aleatorias cada dos semanas 

Ramos Parés adelantó que están contemplando hacer pruebas aleatorias de detección del covid-19 cada dos semanas entre la comunidad estudiantil.

Informó que se le requerirá a los padres o encargados de los estudiantes que firmen un permiso donde autoricen que se le haga la prueba de covid-19 al alumno. 

“Vamos a tener un permiso que papá va a estar dejando firmado al inicio del curso escolar para que pueda ser utilizado en esos procesos periódicos que va a estar llevando a cabo el Departamento de Salud para lo que es el monitoreo de la enfermedad en nuestras escuelas”, explicó Ramos Parés. 

Indicó que la agencia va a estar activando el sistema de monitoreo y que las enfermeras en las escuelas estarán entrando información, no solamente de lo que es el covid-19, sino de micoplasma y la influenza. “Simplemente señales o síntomas relacionados con algunas de estas condiciones, o hasta el diagnóstico una vez lo notifica el padre, madre o encargado del estudiante a la escuela”, subrayó. 

Expuso que la idea es poder reaccionar rápido cuando haya que activar el protocolo contra el covid-19 en las escuelas, ya sea para limpieza, para aislar el salón o incluso parte de la comunidad escolar. “Si eventualmente detectamos un número alto dentro de esa comunidad escolar, pues es un cierre de una escuela, que sería la última opción, pero sigue estando disponible en protección a lo que es la comunidad escolar”, aseveró. 

75% de maestros contratados 

El secretario interino aseguró que ya el 75% de los maestros que se requerían han sido contratados, aunque continúa el procesos de reclutamiento.

De los 4,240 maestros que hacían falta, unos 3,000 han sido reclutados, informó el funcionario. “No tengo mayores preocupaciones con el proceso, está bastante adelantado”, afirmó. 

Verano educativo 

Sobre el verano educativo que permitió que los estudiantes aprobaran clases para pasar de grado, aumentar su promedio o mitigar el rezago académico, Ramos Parés señaló que próximamente se informará el resultado de la iniciativa. 

“En términos generales de la operación, a mis visitas a todas las escuelas que pude ir durante estas seis semanas, creo que lo más contundente es que los niños necesitaban regresar, querían regresar (y) se sienten seguros en nuestras escuelas. Ha sido una pregunta dentro de las conversaciones que he tenido con muchos de ellos”, acotó Ramos Parés.