clases
 
 

El gobernador Pedro Pierluisi firmó la orden ejecutiva que autoriza la reapertura de escuelas a partir del 1ro de marzo, siempre y cuando sean planteles aptos para recibir estudiantes al cumplir con el protocolo contra el covid-19 establecido por el Departamento de Salud.

Pierluisi hizo el anuncio en la conferencia de prensa que ofreció ayer de manera virtual. No precisó cuáles ni cuántas escuelas podrán abrir a partir de esta fecha, pero expresó que será la designada secretaria de Educación, Elba Aponte, quien anuncie estos detalles el jueves.

Asistencia no será compulsoria

El primer ejecutivo afirmó que la asistencia a las escuelas que logren abrir —incluidos los planteles privados— no será compulsoria, aunque comunicó que espera que los maestros acudan a los salones. Puntualizó que el Departamento de Salud lleva semanas vacunando contra el covid-19 al personal docente y no docente de las escuelas públicas y privadas, a pesar de que la vacunación no es uno de los requisitos impuestos por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para regresar a las escuelas.

En más de una ocasión el gobernador aclaró que la orden firmada ayer lo que hace es autorizar la reapertura de las escuelas, algo que ha estado prohibido por orden ejecutiva desde marzo de 2020. Señaló que la fecha de reinicio de las clases presenciales, así como los planteles que abrirán y el protocolo que seguirán son asuntos que deberá informar Educación.

“Es la secretaria (Aponte) la que va a anunciar el número de escuelas que van a abrir en la primera ronda o la primera fase. En cuanto a si los planteles están listos, eso es lo que se está exigiendo: que el director escolar tiene que declarar si cumple con el protocolo de salud y certificar que la escuela está en buenas condiciones, sin problemas de infraestructura. No es como que no se ha estado haciendo nada”, afirmó.

“Lo importante es que no nos paralicemos. El que piense que lo que hay que hacer es tener cero educación presencial, realmente no está pensando bien. Sería una irresponsabilidad de mi parte hacer eso porque yo he visto lo que se ha hecho en gran parte de Estados Unidos y gran parte de Europa”, agregó.

Indicó que hay al menos 172 planteles identificados por Educación como que están en condiciones para recibir estudiantes.

La orden ejecutiva no aplica a las universidades pues solo menciona las escuelas públicas y privadas. Establece que a partir del 1ro de marzo “se autoriza la reapertura gradual y ordenada de las escuelas del sistema público y privado, las cuales deben seguir las medidas y condiciones establecidas por el protocolo para la vigilancia de covid-19 promulgado por el Departamento de Salud”. Además, mantiene vigente la autorización para trabajar en la reparación y acondicionamiento de los planteles públicos.

“Esta orden permite que se comience a dar (clases presenciales) y sí, es voluntaria, porque estamos en medio de una pandemia y tengo que tener la sensibilidad con los padres que entiendan que es mejor que su hijo no acuda al plantel. Como gobernador, dentro de una pandemia, sí tengo el poder de determinar cómo y cuándo pueden abrir las escuelas para brindar enseñanza presencial. No se puede obligar a los padres a enviar a sus hijos a la escuela. La decisión en este momento dado, en medio de esta pandemia, es de los padres”, afirmó.

“Mi recomendación —salvo que haya una condición de salud preexistente— es que el niño tenga esa educación presencial”, insistió.

Incomodidad por el tema del suroeste

El mandatario se expresó molesto cuando un periodista de Ponce le cuestionó la falta de planteles aptos en la zona suroeste luego de los terremotos que comenzaron en 2020.

“Escuela que no esté en condiciones es escuela que no abre. Si las escuelas que están en Ponce no están en condiciones, no van a abrir. Si tienen problemas estructurales, hay que repararlas y va a tomar el tiempo que tome”, contestó Pierluisi. “Porque no acaban de darse cuenta de que lo que se está haciendo aquí es autorizando que las escuelas que estén aptas y en condiciones, que su director pueda certificar que van a cumplir con el protocolo, es escuela que va a abrir parcialmente para que tengan educación presencial. En algunos municipios no abrirán escuelas porque no están en condiciones. En otros municipios no abrirán escuelas porque el contagio (con covid-19) está muy alto. Solo abrirán escuelas donde se pueda proteger la salud y seguridad del personal docente y no docente y los niños y jóvenes”, enfatizó.Deberán identificar opciones

Sobre la posibilidad de que no haya planteles hábiles en el suroeste a causa de los terremotos, el gobernador afirmó que la determinación de utilizar otros edificios o instalaciones —como vagones— es una que tomará Educación.

“Le corresponde al Departamento de Educación identificar instalaciones alternas donde se pueda brindar esa educación presencial. Aunque yo no soy el que toma esa decisión, por sentido común puedo decir que hay facilidades alternas que pueden ser centros comunales, canchas de baloncesto, se pueden utilizar carpas, entre otras facilidades, pero el detalle de cuáles facilidades están disponibles en el sur, eso queda en manos de Educación”, acotó.