escuelas
Los alumnos se suman a una atípica reapertura de las escuelas en medio de la crisis pandémica. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

 

 
 

Tras un año de estudio bajo la modalidad a distancia por la pandemia del covid-19, estudiantes matriculados en escuelas públicas regresan hoy a sus salones para tomar clases presenciales en un escenario totalmente distinto al que tenían en marzo de 2020, cuando no tenían que usar mascarillas y hasta mantener distanciamiento físico.

En esta primera fase, la expectativa del Departamento de Educación (DE) es que regresen cerca de 30,000 estudiantes a las aulas en un horario especial, el cual queda a discreción de cada escuela. De acuerdo con el plan inicial, los estudiantes que comenzarán hoy son los de kínder a tercer grado, educación especial y grado 12.

En entrevista con EL VOCERO, el subsecretario de Educación, Héctor Joaquín Sánchez, expresó que se busca desarrollar las destrezas académicas de los estudiantes de una forma efectiva, pero garantizando a su vez la salud de todos estos alumnos.

“A cada escuela se le asignó un concepto de cómo debían operar y el director de la escuela con el consejo escolar básicamente lo que hicieron fue que escogieron la modalidad de cómo ellos van a estar operando. Uno de los ejemplos que se utilizó o se recomendó es que la escuela opera lunes y martes con el 50% del grupo y jueves y viernes con el otro 50% del grupo en un horario de 8:00 a.m. a 12:00 p.m.”, explicó Sánchez.

Bajo este modelo que mencionó a modo de ejemplo, los estudiantes estarían los miércoles tomando cursos totalmente en línea para irlos preparando para las siguientes clases presenciales. “Por lo tanto, además ese miércoles se está recomendando hacer limpiezas profundas, lo cual es requerido por el Departamento de Salud para garantizar la seguridad de los niños”, sostuvo el funcionario.

Desde hoy, según dijo Sánchez, se observará en las escuelas una llegada gradual de los estudiantes. “Nosotros nos preparamos para esa cantidad (de 30,000 estudiantes). No obstante, es importante explicar que a partir de mañana (hoy) los padres observen cómo es que están los protocolos implantados en las escuelas... Cuando ellos observan cómo se está estableciendo el protocolo y cómo se están ejecutando es que los estudiantes van a ir llegando de forma paulatina”, aseveró.  

Según los datos provistos por el Departamento de Salud a EL VOCERO, hasta ayer en la tarde se había emitido 15 certificaciones finales para la reapertura, de las cuales seis corresponden a escuelas públicas y nueve a privadas. También había emitido 170 certificaciones preliminares, de las cuales 79 son escuelas privadas y 91 públicas.

Por su parte, el gobernador Pedro Pierluisi dijo que el proceso va “caminando”, según se había vislumbrado. “Ya visité hace unos días atrás un plantel escolar en Manatí que estaba en la etapa final de acondicionarse y me dieron todo un recorrido, me llevaron por todo el plantel para que lo evaluara. No descarto visitar otros”, sostuvo el primer ejecutivo, quien anticipó que el proceso irá por etapas.

Denuncias de maestros

Mientras tanto, el Frente Amplio en Defensa de la Educación Pública (Fadep) ha recibido información de cientos de maestros que denuncian que fueron convocados a reportarse presencialmente esta semana a sus escuelas, pero dichos planteles no están en la lista oficial de reapertura. Por esta razón hubo muchos educadores, según se informó, que no pudieron conectarse de manera virtual para dar sus clases.

Precisamente, el presidente de la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR), Víctor Bonilla, confirmó a EL VOCERO que también han recibido denuncias de esta índole.

“Hoy (ayer) se le va a entregar a la mano a la secretaria (de Educación, Elba Aponte) todas esas denuncias que han hecho los compañeros maestros, indicándole que tienen que estar bien pendientes a la orden ejecutiva del gobernador (sobre el covid-19), que es bien específica”, mencionó.

A tono con la reanudación de las clases presenciales, la AMPR se ha dado a la tarea de visitar escuelas fuera del área metropolitana, ubicadas en municipios como Naranjito, Comerío, San Lorenzo y Yabucoa. Bonilla explicó que, por ejemplo, el lunes pasado estuvieron visitando dos escuelas en San Lorenzo, entre ellas la Antonio Fernós Isern, donde los maestros expresaron preocupación por el modelo híbrido.

“Lo que les preocupa a ellos (los maestros) es la forma híbrida porque hay estudiantes que no se pueden conectar por falta de conexión del internet. De la escuela vocacional, puedo indicar que tenemos que mirarla de otra manera y no como cuando se va a abrir una escuela regular. Ellos trabajan por talleres”, añadió.

La periodista Maricarmen Rivera colaboró en esta historia.