educación 3
Mercedes Martínez, presidenta de la Federación de Maestros de Puerto Rico.

La Federación de Maestros de Puerto Rico (FMPR) instó a madres, padres, estudiantes y maestros a ejercer presión sobre la presidencia de la Universidad de Puerto Rico (UPR) para que no requiera este próximo año escolar el examen de Collage Board como criterio de admisión a sus recintos.

“En medio de una pandemia, donde 71 de los 78 municipios de la isla sobrepasan el 10% de positividad a Covid-19, la Universidad de Puerto Rico ha mantenido el requerimiento de que los estudiantes de las escuelas públicas del país tomen las pruebas estandarizadas de admisión universitaria PAA como uno de los requisitos de admisión. Esto es un grave error que debe ser revaluado”, señaló Mercedes Martínez Padilla, presidenta de la FMPR.

Las universidades privadas han aceptado que no se usen las pruebas de admisión ante las condiciones que ha enfrentado el estudiantado por la pandemia y los fenómenos sísmicos.

“Nos encontramos en circunstancias atípicas, donde la salud de la gente está en riesgo, al casi alcanzar el nivel rojo de alerta por contagios de Covid-19 y el exponer innecesariamente al personal docente y al estudiantado a ir de manera presencial a tomar una prueba estandarizada de admisión universitaria no debe ser la prioridad”, añadió Martínez Padilla.

Precisó que el Departamento de Educación de Puerto Rico solicitó una dispensa para que no se tomaran las pruebas estandarizadas META el año en curso al igual que resto de las jurisdicciones de EEUU, por el riesgo que presentaba ir a tomarlas durante la pandemia con una tasa de incidencia mucho menor a la que tenemos en la actualidad.

La mayoría de las universidades privadas en el país han optado por eliminar la PAA, como requisito de admisión para el año académico 2021-2022, decisión que también tomaron universidades Ivy League, como Yale y Harvard.

Igual ocurre en institutos postsecundarios y universidades en los Estados Unidos y Puerto Rico, por lo que la FMPR reclama que la UPR no debe ser la excepción.

“El Departamento de Educación publica un memorando con la logística que pretende implementar para la administración de esa prueba los días 1 al 4 de diciembre. Sin embargo, hablamos de una agencia que no ha podido garantizar la salud, ni seguridad del personal actual que labora en las escuelas”, advirtió.

La presidenta de los maestros federados refirió que uno de los gremios que representa a personal no docente tiene una demanda judicial contra Educación, ante la violación de protocolos de Covid-19.

“Múltiples escuelas y oficinas regionales han sido cerradas en las pasadas semanas por casos de contagio. En fin, no han podido garantizar medidas de salud ni seguridad”, manifestó.

La portavoz federada explicó que bajo un ambiente de tanta tensión, es evidente que los resultados que obtendrán nuestros estudiantes no serán los mejores, pues las condiciones de estudio han sido dispares y desiguales en estos pasados ocho meses.

“Hay estudiantes que no han recibido hoy en día las computadoras del Departamento de Educación para poderse conectar a sus cursos en línea y la interacción que han tenido con sus maestros ha sido mínima ante la negligencia de la agencia las desigualdades sociales y de recursos económicos han afectado la accesibilidad a la educación de los más vulnerables, dejándolos una vez más en desventaja”, detalló.

Martínez Padilla afirmó que razones de salud pública, física, emocional y educativas sobran para que el sentido común nos deje saber, que no es el momento de exponer a miles de estudiantes y cientos de maestros innecesariamente al contagio.

“Exigimos que la Junta de Gobierno y el Presidente de la UPR se expresen al respecto y eximan a nuestros estudiantes de tomar las mismas como requisito para su admisión. Llamamos a padres, madres y estudiantes a hacer sentir su voz”, ratificó la dirigente magisterial