Asociación de Maestros

La presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR), Elba L. Aponte Santos, hizo un llamado ayer al magisterio para que mantuvieran la calma ante la situación de incertidumbre que está viviendo el país.

Estamos solidarios con el magisterio, estudiantes y comunidades en general, por los eventos de emergencia que hemos vivido en los últimos días y por los que se avecinan. Hay mucho desasosiego en el magisterio ante las inspecciones de las escuelas y yo quiero que sepan que nosotros estamos alertas y no indiferentes, porque de igual forma a nosotros nos causa gran preocupación la seguridad de todos”, expresó Aponte Santos. 

En días recientes, Aponte Santos estuvo presente en la inspección de una escuela y pudo aprender más sobre el proceso y aclarar dudas.

“Nosotros como representantes exclusivos de los maestros solicitamos formar parte del proceso de inspección de escuelas porque queríamos ver cuál era la dinámica de trabajo de los ingenieros”, dijo Aponte Santos.

Rutas de apoyo

Asimismo, añadió que la AMPR ha realizado unas rutas de apoyo al magisterio por los pueblos más afectados como se hizo luego del huracán María.

“Rápido nos activamos y con la ayuda de la AFT (American Federation of Teachers) llevamos filtros de aguas a los refugios y algunos suministros. Actualmente, creamos un formulario que está publicado en nuestro Facebook  con el propósito de conocer los maestros que habían tenido daños en sus hogares. Nuestra misión es ver de qué forma podemos ayudarlos, así como lo hicimos con los maestros afectados tras el paso del huracán María”, finalizó Aponte Santos.

Regreso a clases 

Por su parte, Grichelle Toledo, secretaria general de la Local Sindical aseguró que el regreso a clases debe ser de forma paulatina.

“Estamos colaborando con el Departamento de Educación (DE) y aportando ideas sobre ese particular, pero es importante que el pueblo sepa que los movimientos sísmicos van a seguir y podrían desplazarse hacia otra área, por lo que tenemos que continuar hacia adelante realizando nuestras tareas", agregó. 

"Nosotros proponemos como alternativa que en vez de los salones de clases se utilicen los patios, canchas que no sean de escuelas y áreas al aire libre para que tanto los estudiantes, como los maestros se sientan más tranquilos. Los horarios de clases deben ser más cortos en lo que bajamos los niveles de ansiedad. Es necesario que las escuelas cuenten con un plan de acción uniforme", dijo. 

"Hay que comenzar a crear una cultura de emergencia, incluir clases de prevención sobre eventos atmosféricos, capacitación y realización de simulacros constantes, y actualizar los planes de desalojo en el que participen todos, incluyendo a los padres”, indicó Toledo.