upr
Luz M. Clemente Andino, presidenta del Consejo General de Estudiantes de la UPR, Río Piedras. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

El nombramiento del presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Jorge Haddock Acevedo, como catedrático en el Departamento de Gerencia del Recinto de Río Piedras ha generado rechazo y frustración entre la población estudiantil.

La presidenta del Consejo General de Estudiantes del recinto riopedrense, Luz M. Clemente Andino, expresó ayer que rechazan el otorgamiento de la plaza docente por entender que va en contra de la reglamentación interna de la institución.

“El otorgamiento de la plaza es una afrenta a todo lo que representa la universidad, los procesos democráticos por los cuales se escogen los profesores, en donde el estudiantado también tiene una oportunidad de evaluar a sus profesores”, expresó.

En la conferencia de prensa realizada frente a los portones principales del recinto riopedrense, Clemente Andino denunció que se obviaron los procesos administrativos para nombrar a Haddock como catedrático. Explicó que un profesor debe solicitar un ascenso por medio de la Junta Administrativa para que inicie la debida evaluación.

“Eso completamente se obvió. Simplemente se aprobó en la Junta de Gobierno y entonces, cuando se le pregunta (al recinto de) Río Piedras, simplemente se le da la plaza en la Facultad de Administración de Empresas. Así que el proceso que se supone que pasen los profesores del sistema y de nuestro recinto particular, pues se obvió”, afirmó.

Por su parte, el representante ante la Junta Administrativa, Channiel Peñaloza, comentó que Haddock no ha dado clases en el Departamento de Gerencia, “por lo cual no ha cumplido con ese requisito… Así que la Junta de Gobierno obvió y usurpó el poder de la Junta Administrativa y del Comité de Personal, porque se supone que una persona que aspire a una plaza sea evaluada por sus pares y por los estudiantes”, comentó.

Peñaloza aseguró que se otorgaron solo 30 plazas para el recinto de Río Piedras, aunque se habían solicitado 235. “Quiere decir que hay muchos profesores y profesoras y muchos departamentos que están buscando tener esas plazas”, sostuvo, y rechazó también la forma en la que se otorgó la plaza a Haddock, porque hay profesores que tienen que esperar años para ocupar dichos puestos.

Posterior a estas declaraciones, estudiantes riopedrenses realizaron una manifestación en repudio no solo al nombramiento de Haddock, sino a la propuesta instalación de cámaras de seguridad en el campus universitario, pues advierten que podrían ser utilizadas para carpeteo y persecución política.

Reacciona la UPR

Tras las denuncias, la UPR puntualizó que la Junta de Gobierno finalizó el proceso del nombramiento de Haddock mediante la aprobación de una certificación por votación mayoritaria. Haddock ocupará la plaza de catedrático una vez concluya sus funciones como presidente de la institución universitaria.

El presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, Emilio Colón, explicó que el proceso —que informó demoró dos años y requirió dos evaluaciones satisfactorias— estuvo basado en los méritos de Haddock como académico y en sus ejecutorias como presidente de la institución. 

“Tal y como se hizo público al momento de su nombramiento —el 4 de septiembre de 2018— de cumplir satisfactoriamente dos años como presidente, el doctor Haddock recibiría un nombramiento a una plaza docente, con rango de catedrático, en la UPR. Esto es considerando su experiencia de más de 40 años en la academia y según autorizado por la Junta de Gobierno de la UPR en la Certificación 1A (2018-2019)”, indicó.

Haddock, por su parte, expresó su agradecimiento a la Junta de Gobierno. “Continuaré enfocado en completar el plan de trabajo trazado para la transformación de la UPR, y adelantar la digitalización de procesos para ofrecer mayores y mejores servicios a la comunidad universitaria”, sostuvo.

Avaladas las cámaras

En cuanto a las cámaras de seguridad, el recinto de Río Piedras indicó a EL VOCERO que la instalación del equipo fue aprobada por el Senado Académico —también en un referéndum al que se convocó a toda la comunidad universitaria— y que fue avalada por unanimidad por la Junta de Gobierno de la UPR, en la que hay representación estudiantil.

Sostienen que la instalación de las cámaras se hará con el objetivo de contar con un recurso adicional para salvaguardar la integridad física de los miembros de la comunidad universitaria, y para velar por la protección de los derechos civiles y la misión educativa de la universidad.