Jorge Haddock

Jorge Haddock, presidente de la UPR. >Carlos Rivera Giusti/EL VOCERO

Además de todos los recortes presupuestarios que ha tenido y tendrá la Universidad de Puerto Rico (UPR), enfrenta un impacto presupuestario de $43 millones este año y otros $34 millones el año entrante por los ingresos que dejará de devengar a causa del Covid-19.

En las vistas de transición, el presidente del primer centro docente del País, Jorge Haddock, resumió el impacto que ha tenido la pandemia en los ingresos de la universidad, porque dejaron de recibir fondos que se supone lleguen por los juegos de azar y otras partidas.

“Los juegos de azar es uno de los ingresos para la UPR. En los juegos de azar hubo una reducción de $18 millones por la pandemia. En el Plan de Práctica Universitaria Intramural perdimos $16 millones, perdimos $4.4 millones en servicios de educación y en otros renglones fueron $5 millones menos”, expresó.

El Plan de Práctica Universitaria Intramural permitía a la universidad cobrar por servicios educativos que dejaron de ofrecer a causa de la pandemia.

La UPR mantiene, además, cuentas por cobrar al gobierno que suman $43 millones y otros $45 millones por cobrar a entidades privadas.

Esto se suma a las reducciones sistemáticas en el presupuesto y las propuestas en el plan fiscal aprobado por la Junta de Control Fiscal.

Reducción presupuestaria

De acuerdo con Haddock, la reducción en la aportación del gobierno ha sido de un 40% desde 2017. Para esa fecha, la aportación presupuestaria en fondos públicos era de $834 millones. Para 2021 la proyección de esta aportación es de $501 millones, mientras que el plan fiscal aprobado por la junta reguladora contempla que para 2025 la UPR reciba una aportación de $392 millones, con reducciones significativas cada año fiscal.

La universidad, indicó Haddock, ha hecho solicitudes al gobierno central que están sin contestar. Entre estas solicitudes está la asignación de $145 millones para mejoras permanentes y que se pague lo que le adeudan a la UPR.

La deuda principal de la universidad, expresó Haddock, son las aportaciones al Sistema de Retiro, con el cual mantienen una deuda de $4,400 millones. La deuda por el pago a los bonistas es de $424 millones, según informó.

Ante el comité de transición entrante, el líder universitario indicó que las clases en la UPR continuaron durante el cierre por el Covid-19 con educación a distancia en todos los recintos. “Es importante recordar que no hubo interrupción académica. Todos los estudiantes terminaron dos semestres y un verano y no hubo interrupción administrativa”, apuntó.

A preguntas del comité, el presidente de la UPR indicó que el plan de la junta fiscal no contempla la consolidación de recintos, pero sí la consolidación de servicios y oficinas.