Eligio Hernández

El Departamento de Educación (DE) espera tener reclutados mañana los cerca de 1,000 maestros que se necesitan para llenar las vacantes que quedan en las escuelas públicas de cara al inicio de clases del nuevo año escolar el próximo lunes.

En entrevista con EL VOCERO el secretario del DE, Eligio Hernández Pérez, indicó que el sistema de enseñanza pública tiene 24,269 maestros regulares y probatorios. Además, la agencia cuenta con 3,770 educadores transitorios.

“Tenemos un reto… Tenemos todavía, por ejemplo, la categoría de inglés como segundo idioma, al igual que educación especial, que se agotó el registro de turnos. Así que se están trabajando convocatorias especiales para estas dos categorías. Nuestro estimado es que este miércoles todos los maestros tienen que estar seleccionados para el inicio del curso escolar”, dijo Hernández.

Asimismo, estimó que 295,851 estudiantes llegarán a las escuelas, un número que supera la proyección que tenía la agencia porque se esperaba una reducción mayor en la matrícula. El DE terminó el año escolar pasado con cerca de 307,000 alumnos.

“Este año académico no tenemos contemplados cierres de escuelas. Sí vamos a tener unas mejoras en varias tomas de decisiones administrativas, que implican qué se enseña, cómo se enseña y muchas de estas ideas las hemos compartido con la Asociación de Maestros, Local Sindical, que las ha acogido favorablemente”, añadió el funcionario, quien se enfrenta a su primer inicio de año escolar como titular de la agencia.

De igual forma, Hernández explicó que todas las escuelas que ha visitado están aptas para comenzar el nuevo año escolar. Sin embargo, clarificó que las mejoras de los planteles que deben ser cubiertos con fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) comenzarán “un poco más adelante”.

“Hay un desfase en términos de cómo fluyen o deben fluir los fondos. Nosotros tenemos específicamente una estimación de $389 millones para las reparaciones de la categoría B… que es para darles tratamiento de techo a las escuelas, remoción de plomo y remoción de hongos”, sostuvo.

“Nosotros no tenemos una cantidad de empresas tan grande que en un mes se puedan atender todas las escuelas y que todas las empresas cumplan con todos los requisitos de FEMA. Esa es otra circunstancia porque FEMA requiere que se cuente con unas acreditaciones profesionales o técnicas específicas para contratar las compañías”, añadió el titular del DE.

En términos de los fondos para las reparaciones de la categoría E, que son mejoras permanentes, mencionó que el estimado de FEMA para inversión en infraestructura supera los $10,000 millones. Según la agencia federal, el trabajo en las escuelas supone un plan de cuatro a ocho años. Estas reparaciones comenzarían en 74 planteles.

Hernández dijo que ya la agencia cuenta con la evaluación de las escuelas que suponen una prioridad para el sistema educativo y que fueron validadas por los ingenieros que se contrató. En ese sentido, manifestó que puede haber planteles en que, por ejemplo, las canchas todavía no estén funcionando, pero que “eso no implica que no vayan a abrir”.

Sobre el mantenimiento rutinario de la mayoría de las escuelas, manifestó que el servicio es ofrecido por los municipios. Añadió que esta es la primera vez que el DE publica cuáles son los servicios que tiene que brindar cada municipio y cuánto la agencia le paga. Esta información se publicó en la plataforma digital IntraEdu. “La Autoridad de Edificios Públicos (AEP) trabaja unas escuelas, pero las que son de OMEP (Oficina para el Mejoramiento de las Escuelas Públicas), ninguna de esas escuelas que están contratadas por los municipios pueden tener problema de desyerbo, de plomería ni de mantenimiento como tal”, añadió el secretario de Educación.

Cambios implementados

Este año, sin embargo, reveló que se hicieron cambios en los servicios de infraestructura, entre ellos que habrá fumigación rutinaria en las escuelas. Antes este proceso se hacía por incidencia o tras recibirse una solicitud.

“Otro elemento que cambiamos para este año escolar, que debe estar completado durante el mes de agosto, es que nosotros requerimos $800,000 para rellenar los extintores e inspeccionarlos para que estén al día”, subrayó.