Escuelas

Los planteles tienen que cumplir con los requisitos establecidos por el Departamento de Salud para reabrir sus puertas. >Brandon Cruz González/EL VOCERO

Para la reanudación de las clases presenciales, las escuelas públicas y privadas deben cumplir con las medidas para reducir el riesgo de contagio con covid-19, incluyendo controlar la ventilación para ayudar a reducir la cantidad de partículas del virus en el aire.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han establecido que la ventilación y otras medidas preventivas, puede reducir la propagación de la enfermedad.

Par ello recomiendan que se permita el ingreso de la mayor cantidad de aire desde el exterior y que se abran las puertas y ventanas de los salones, siempre que sea seguro hacerlo.

“Es importante contar con buena ventilación, especialmente en las áreas donde los estudiantes podrían no ser capaces de usar mascarillas. Lo mejor sería comer al aire libre. Si es necesario que los estudiantes coman en la cafetería, use métodos como abrir las ventanas, aumentar al máximo la filtración tanto como lo permita el sistema y usar purificadores de aire portátiles con filtros”, proponen los CDC.

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos, Víctor Ramos, planteó a EL VOCERO que por eso se promueven las actividades al aire libre. “Mientras más al aire libre estemos, menos posibilidades hay de contagiarse con el virus porque el virus se esparce. Mientras más cerrado el lugar, es más probable que si alguien tiene el virus, pues pueda diseminarlo al resto de la gente”, comentó.

Recomendaciones de Salud

El protocolo para la vigilancia del covid-19 en la comunidad educativa de Puerto Rico —promulgado por el Departamento de Salud— también establece controles técnicos relacionados a la ventilación, que incluyen la utilización de ventilación natural, el aumento en la calidad del aire externo —no contaminado— que entra a un salón u oficina, o sistemas de filtración centrales o independientes.

Las escuelas que no utilizan un sistema de ventilación centralizado deben abrir todas las ventanas y puertas de los salones —según la situación lo permita—, no utilizar abanicos de techo y mantener apagadas las unidades de aire acondicionado.

En conferencia de prensa, el designado secretario de Salud, Carlos Mellado, había indicado que las medidas se ajustan a una situación de protección y de seguridad.

“Ese protocolo es bien claro y es un protocolo sumamente dinámico y yo sé de la situación de los aires —porque me lo han planteado— pero ahí no se puede hacer nada porque eso es lo que los epidemiólogos establecen como algo prudente. Es la regla”, afirmó el funcionario.