APPU

El presidente de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios (APPU), Ángel Rodríguez Rivera, radicó una querella ante la Comisión de Derechos Civiles contra la Universidad de Puerto Rico (UPR) por iniciar un proceso de investigación en su contra tras realizar unas expresiones en contra del nombramiento en propiedad de la rectora de Cayey, Glorivee Rosario Pérez. 

En la querella radicada el viernes pasado, Rodríguez Rivera indicó que recurrió a la Comisión de Derechos Civiles porque “soy objeto de acción disciplinaria de parte de mi patrono por expresiones públicas que realicé”. 

En un breve resumen, afirmó en el documento que el 25 de noviembre de 2019, como parte de sus funciones como presidente de la APPU, suscribió un comunicado de prensa expresando rechazo a la ratificación del nombramiento de Rosario Pérez, como rectora en propiedad de la UPR Cayey.

“Nuestra objeción fue por el hecho de que la doctora Rosario fue señalada públicamente por haber tomado represalias contra una profesora por contrato que se querelló por hostigamiento sexual. Como acto de represalia por este comunicado de prensa, la doctora Rosario se querelló contra mi persona ante el presidente de la UPR por alegada difamación y libelo”, agregó Rodríguez Rivera, en la querella.

Asimismo, el presidente de la APPU -que es representado por el abogado Carlos Quirós Méndez- establece en el documento que el 29 de enero la directora de la oficina de asuntos legales de presidencia de la UPR nombró una oficial investigadora para investigar la querella contra su persona, lo cual podría conllevar la imposición de medidas disciplinarias en su contra.

Denuncia pública

Hoy en conferencia de prensa, la Junta Nacional de la APPU, representada por su vicepresidente, Javier Córdova, denunció que la UPR había iniciado un proceso de investigación contra Rodríguez Rivera por expresiones públicas contra el nombramiento en propiedad de la rectora. Córdova adelantó que estarán acudiendo ante la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), y no descartó que se presente un recurso en los tribunales si se formulan cargos contra el presidente de la APPU. 

“Hoy la APPU denuncia ante el país el intento de la administración universitaria de acallar las voces disidentes que se alzan contra las injusticias cometidas en la Universidad de Puerto Rico. La rectora de Cayey, la doctora Glorivee Rosario Pérez, ha radicado una querella por expresiones públicas que hiciera el doctor Ángel Rodríguez Rivera en calidad de Presidente de la APPU", expresó. 

"La rectora de Cayey solicitó al presidente de la UPR (Jorge Haddock) que se iniciara una investigación y una eventual formulación de cargos contra el Presidente de la APPU. El Presidente de la UPR, Jorge Haddock, accedió a iniciar la investigación, basada exclusivamente en expresiones públicas, y ha nombrado un oficial examinador para investigar el caso, sumándose al proceso de represalia”, añadió Córdova.

Los hechos 

En el comunicado de prensa -con fecha del pasado 25 de noviembre- la APPU expresó su rechazo a los planes de la Junta de Gobierno de la UPR de ratificar el nombramiento de Rosario Pérez como rectora en propiedad de la UPR en Cayey. 

"La doctora Rosario Pérez, quien actualmente ocupa de forma interina la rectoría del Recinto de Cayey, fue señalada de haber tomado represalias contra una profesora por contrato que se querelló por hostigamiento sexual en el 2017. La acción de cambiarle las condiciones laborales a la querellante luego de 18 años de servicio por contrato fue cometida bajo la incumbencia de la doctora Rosario y está prohibida por la Certificación 130 de la Junta de Gobierno de la UPR", dijo. 

Asimismo, la APPU exigió que la Junta de Gobierno de la UPR atienda este asunto con la seriedad que se merece y de inmediato proceda a retirar el nombramiento en propiedad como rectora.

"Le corresponde a la Junta de Gobierno de la UPR salvaguardar el derecho de las profesoras por contrato a querellarse por hostigamiento sexual sin miedo a represalia y enviar un mensaje inequívoco a la comunidad universitaria de cero tolerancia al hostigamiento sexual en el empleo", subrayó.