UPR

El Consejo General de Estudiantes del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) repudió este miércoles el otorgamiento de una plaza docente con rango de catedrático al doctor Jorge Haddock Acevedo, presidente del primer centro docente del País, así como la propuesta instalación de cámaras de seguridad en dicha unidad educativa por entender que daría paso al “carpeteo” y a la “persecución política”.

“Queremos expresar nuestro repudio a la otorgación de la plaza al doctor Jorge Haddock, presidente de la UPR, dentro de nuestro Recinto de Río Piedras. Entendemos que la otorgación de esta plaza va completamente en contra de la reglamentación interna que ya tiene la UPR y además es un afronte a les profesores que están esperando otorgación de contratos y están esperando para poder obtener una de estas plazas catedráticas”, expresó la presidenta del Consejo, Luz M. Clemente Andino, en una conferencia de prensa efectuada frente a los portones principales del Recinto de Río Piedras.

En ese aspecto, añadió que la otorgación de la plaza “es un afronte a todo lo que representa la universidad, los procesos democráticos por los cuales se escogen los profesores en donde el estudiantado también tiene una oportunidad de evaluar a sus profesores”. Clemente Andino afirmó que el proceso del otorgamiento de la plaza se llevó a cabo obviando también este proceso.

“Es una plaza que fue por medio de acuerdo en su contrato de empleo para ser presidente de la UPR y lo que se estableció fue que luego de dos evaluaciones positivas como presidente de la universidad se le iba a otorgar rango de catedrático en alguno de los recintos de la UPR. Este proceso va a votación posteriormente a la Junta de Gobierno, se le pregunta inicialmente al Recinto de Mayagüez, el cual contestó que a él se le podía dar una plaza después que pasara por el proceso reglamentario”, sostuvo.

Cuando un profesor está interesado en ocupar una plaza de catedrático, según dijo, debe solicitar ascenso por medio de la Junta Administrativa para que entonces se inicie con la evaluación de las credenciales, entre otros aspectos. Sin embargo, Clemente Andino afirmó que “eso completamente se obvió. Simplemente se aprobó en Junta de Gobierno y entonces cuando se le pregunta (al Recinto de) Río Piedras simplemente se le da la plaza en la Facultad de Administración de Empresas. Así que el proceso que se supone que pasen todes los profesores del sistema y de nuestro recinto particular, pues se obvió”.

Hoy los estudiantes del Recinto de Río Piedras realizaron una manifestación frente a los portones principales del campus, justo en la avenida Ponce de León, en repudio a estas acciones. “Estamos al frente de los portones porque estamos en total repudio al reglamento de cámaras de seguridad en nuestro recinto. En el 2015 el estudiantado fue firme en su repudio a la instalación de cámaras por cualquier motivo en nuestro recinto por la misma razón de carpeteo”, manifestó Clemente Andino.

“Sabemos que estas cámaras tienen un potencial de perseguir políticamente al estudiantado del Recinto de Río Piedras. El Recinto de Río Piedras y la UPR ha sido cuna de movimientos políticos, sociales y esto es un peligro para nuestra libertad de expresión y nuestro derecho a la intimidad de poder asociarnos dentro de nuestra universidad. Por tal razón, hoy hemos convocado un piquete”, sostuvo.

Mientras, la representante ante la Junta Universitaria, Marina Rodríguez, añadió que la Junta de Gobierno de la UPR no cuenta con la capacidad ni la potestad de otorgar plazas y mucho menos un rango de catedrático. “Soy miembro -más allá del Consejo- de la Facultad de Administración de Empresas y la facultad, los estudiantes, las asociaciones también lo repudiamos. No queremos a Jorge Haddock en nuestra facultad. En el Departamento de Gerencia la facultad se ha destacado por su prestigio y esto mancha porque no se están siguiendo los procesos, mancha porque va contra la ley universitaria, contra el reglamento, y entendemos que es inaceptable”, mencionó.

Requisitos establecidos

Adicional a ello, el representante ante la Junta Administrativa, Channiel Peñaloza, comentó que dentro de los procesos que existen para poder otorgar las plazas está establecido que, aparte de tener las credenciales, la persona a ser evaluada para el puesto debe tener años de experiencia y pasar por una evaluación del Comité de Personal de su departamento.

“Él no ha dado clase en el Departamento de Gerencia. Por lo cual, no ha cumplido con ese requisito… Así que la Junta de Gobierno obvió y usurpó el poder de la Junta Administrativa y del Comité de Personal porque se supone que una persona que aspire a una plaza sea evaluada por sus pares y por los estudiantes”, comentó.

Peñaloza dijo que se otorgaron 30 plazas para el Recinto de Río Piedras. No obstante, se solicitaron 235 plazas. “Quiere decir que hay muchos profesores y profesoras y muchos departamentos que están buscando tener plazas”, sostuvo Peñaloza.

Expresa frustración

Asimismo, Jorge Mercado, secretario ejecutivo, agregó que “más frustrante aun es el hecho que conocemos de que el rector de Mayagüez se opuso a que se le concediera la plaza a Jorge Haddock y nuestro rector (Luis A. Ferrao) no hizo esa gestión”. “No presentó oposición a que se le otorgara la plaza, sino que se le va a entregar como si nada. Mientras que sabemos hay un proceso que hay que llevar, que no se llevó a cabo y encima de eso sabemos que hay otros rectores que se han opuesto y han dicho que hay que seguir los procesos correctos y nuestro rector no hizo eso”, aseguró.

Reacciona Junta de Gobierno

Ante estas denuncias, EL VOCERO solicitó una reacción a la UPR. Sobre el aspecto de otorgación de la plaza, se recordó que la Junta de Gobierno de la UPR finalizó el proceso mediante la aprobación de una certificación por votación mayoritaria, según lo estableció el ente rector en su nombramiento en octubre de 2018. Haddock debe ocupar la plaza de catedrático una vez concluya sus funciones como presidente de la UPR.

El ingeniero y presidente de la Junta de Gobierno de la UPR, Emilio Colón, explicó que el proceso -que demoró dos años y requirió dos evaluaciones satisfactorias- estuvo basado en los méritos de Haddock, como académico y en sus ejecutorias como presidente de la institución.  Agregó que al evaluar su desempeño, ejecutorias y sus responsabilidades antes y durante la pandemia, Haddock cumplió con los requisitos para ser nombrado catedrático.  

“Tal y como se hizo público al momento de su nombramiento, el 4 de septiembre de 2018, de cumplir satisfactoriamente dos años como presidente, el doctor Haddock, recibiría un nombramiento a una plaza docente, con rango de catedrático, en la Universidad de Puerto Rico. Esto es considerando su experiencia de más de 40 años en la academia y según autorizado por la Junta de Gobierno de la UPR en la Certificación 1A (2018-2019)”, indicó Colón.

Recordó que, en el 2018, mediante un proceso participativo y público establecido por el Comité Especial de Búsqueda y Consulta, la Junta de Gobierno seleccionó al presidente en propiedad, a quien, además de contar con credenciales y cualificaciones específicas, se le exigió que cumpliera con determinados criterios y metas que le permitirían atender los grandes retos que enfrenta la universidad.

Como parte del proceso, se incluyó la otorgación de la plaza de catedrático, conforme a los poderes de la Junta de Gobierno, según establecidos por la Ley de la UPR, Ley Núm. 1 del 20 de enero de 1966, según enmendada.

Por su parte, Haddock agradeció a los miembros de la Junta de Gobierno por la confianza y apoyo a su trabajo, y se expresó satisfecho en que su evaluación haya sido basada en los resultados de su plan de trabajo para la Universidad de Puerto Rico y méritos.

“Continuaré enfocado en completar el plan de trabajo trazado para la transformación de la UPR, adelantar la digitalización de procesos para ofrecer mayores y mejores servicios a la comunidad universitaria”, destacó el académico, quien aclaró que asumirá sus funciones como catedrático una vez culmine sus funciones como presidente de la UPR. 

Reacciona Recinto de Río Piedras

Mientras, el Recinto de Río Piedras de la UPR indicó a EL VOCERO que la instalación de estas cámaras de seguridad fue aprobada por el Senado Académico y en un referéndum al que se convocó a toda la comunidad universitaria y considerada con unanimidad por la Junta de Gobierno de la UPR en la que hay representación estudiantil, (mediante la Certificación # 50 del 23 de diciembre de 2020).

Asimismo, se planteó que la instalación se hará con el único objetivo de contar con un recurso adicional para salvaguardar la integridad física de todos los miembros de la comunidad universitaria, velando siempre por la protección de los derechos civiles y por la misión educativa de la Universidad.

“A pesar de la vigilancia con la que cuenta el Recinto, a través de los años hemos enfrentado un número considerable de delitos contra la persona y la propiedad (incluso patrimonio cultural) en diversos espacios de nuestro entorno universitario, desde vandalismo y robo en la Casa del Rector y en otras estructuras, hasta asaltos, casos de acoso y -hace algunos años- un trágico caso de violación”, sostuvo el Recinto.

“Asimismo, en laboratorios de la Facultad de Ciencias Naturales hay materiales peligrosos y sustancias controladas que demandan medidas rigurosas de supervisión. Por todo esto es de vital importancia reforzar la seguridad en nuestro Recinto y el monitoreo a través de cámaras es un recurso que ha probado de ser de gran utilidad en diversas universidades alrededor del mundo”, agregaron, en declaraciones escritas.