Roamé Torres
El doctor Roamé Torres Gonzalez fue sacado del puesto de decano de la Facultad de Educación de la UPR, tras mostrar su oposición a la propuesta reforma educativa del gobierno. >Josian E. Bruno Gómez / EL VOCERO

 

 
 

El rector interino de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras, Luis Ferrau Delgado, le retiró la confianza al decano de la Facultad de Educación, Roamé Torres, sin mayor explicación, pero justamente en el mismo tiempo en que se estaba llevando a cabo la discusión sobre las escuelas chárter y los vales educativos que propuso el gobernador Ricardo Rosselló.

Aunque el rector dijo públicamente que el decano había presentado la renuncia, lo cierto es que se trataba de una carta que Torres había entregado hace siete meses como un acto protocolar, cuando Ferrau entró a la rectoría en calidad de interino.

“Lo que me dijo es que aceptaba mi renuncia. La renuncia esa protocolar que uno presenta cuando nombran a un nuevo supervisor. Cuando lo nombraron en julio de 2017, yo le envié una carta diciéndole que le ponía a su disposición mi posición. Siete meses después lo primero que me dice es que acepta la renuncia que le había sometido entonces. La explicación que me dio es que necesitaba gente de su propia confianza, que estaba haciendo su propio grupo de decanos”, contó Torres en conversación con EL VOCERO.

La administración universitaria -a través de una abogada ejecutiva del presidente de la UPR, Darrel Hillman- le había pedido a Torres su opinión sobre el Proyecto del Senado 825 para el 16 de febrero, antes de deponer en vistas públicas de la cámara alta.

Torres le presentó para esa fecha una serie de comentarios donde exponía por qué entendía que se debía rechazar la medida de reforma educativa. Justo una semana después de dar a conocer su posición en contra del proyecto, el rector lo citó a una reunión en que le comunicó que le aceptaba la renuncia.

Le ocultan la causa

Torres hizo la salvedad, a preguntas de EL VOCERO, de que nunca se le planteó explícitamente cuál era la causal para removerle la confianza.

Hillman estuvo respaldando la iniciativa de las escuelas chárter desde el mismo día que el gobernador hizo su anuncio televisado, cuando todavía no se había presentado el proyecto de ley.

“La UPR apoya la transformación de esta reforma educativa que pretende mejorar la calidad de la enseñanza”, se le atribuyó a Hillman en una comunicación del Departamento de Educación del 5 de febrero.

Antes de que fuera efectiva su “renuncia”, Torres presentó el 7 de marzo en el Senado una ponencia en la que expresó que ambos modelos propuestos por Rosselló -las escuelas chárter y los vales educativos- representaban una amenaza grave al sistema de enseñanza pública. Se expresó sorprendido de que se recurra a un modelo que no ha funcionado en Estados Unidos y que ha probado que aumenta la segmentación racial y étnica en las ciudades estadounidenses.

Reitera su crítica a las chárteres

Señaló también en su ponencia que son cada vez más frecuentes los incidentes de corrupción, malversación de fondos en las escuelas chárter, además de que hay una alta tasa de renuncias por parte de maestros porque hay una carga excesiva de trabajo y no tienen beneficios ni sindicación.

“Ahora voy a sentirme más cómodo en seguir expresándome en contra de la reforma, especialmente de esa propuesta de las chárter y los vales educativos. El que se implante eso a gran escala va a ser desastroso”, comentó Torres. No obstante, se expresó a favor de la participación de la UPR en adoptar escuelas públicas, pues ya estaban desarrollando proyectos con planteles aledaños.

Su salida como decano se da también a dos meses de que la Facultad de Educación Eugenio María de Hostos reciba la visita de su agencia acreditadora.

Peligra la libertad de cátedra

El catedrático de la Facultad de Ciencias Sociales, Emilio Pantojas, reaccionó “profundamente preocupado porque este es un precedente donde un rector interino destituye o le pide la renuncia a un decano en propiedad, y la razón para ello es que este decano ha ejercido su derecho a la libertad de cátedra, que para nosotros los universitarios es un derecho sagrado”.

“La única razón para destituir al doctor Roamé Torres es que no apoya la reforma educativa del gobierno, cuando entiendo que ese es su derecho como ciudadano y académico. Esta no es una posición política de nadie, es una posición pedagógica”, agregó Pantojas.

De hecho, el ahora exdecano se había expresado en contra de las chárteres anteriormente, cuando se buscaban implementar bajo la presidencia senatorial de Eduardo Bhatia. En ese caso, la administración de la UPR, presidida por Uroyoán Walker, presentó una ponencia a favor, pero “respetaron la posición de la Facultad de Educación”, observó Torres.

EL VOCERO intentó obtener una reacción del rector interino de la institución educativa, pero al cierre de esta edición no se había recibido respuesta.

Tags

Periodista destacada en La Fortaleza, desde diciembre de 2015.