CAGUAS- Eran las 8:15 a.m., cuando sonó el timbre en la escuela pública montessori Jesús T. Piñero, a manos de la designada secretaria del Departamento de Educación (DE), Elba Aponte Santos, quien en este primer día de reanudación de clases presenciales tenía previsto visitar este plantel escolar en la Ciudad Criolla y otros dos en Cayey y Guaynabo.

En esta escuela montessori, los estudiantes vestían sus uniformes, tenían puestas sus mascarillas y cargaban en sus manos unas cajas de plástico transparentes, donde llevaban su merienda y artículos escolares. A su llegada al plantel, los alumnos eran dejados por sus padres en la entrada y recibidos por sus maestros con gran ímpetu y emoción, pero cumpliendo con el protocolo establecido por el Departamento de Salud para evitar los contagios de covid-19.

Como era de esperarse, algunos alumnos estaban emocionados por reencontrarse con sus compañeros y otros nerviosos, pues regresaban a las aulas después de un 2020 en el que tuvieron que lidiar con plataformas virtuales desde sus casas.

Uno de los estudiantes que llegó por primera vez a la escuela era Sebastián Mateo Franco, un menor de 5 años, quien se encuentra en Casa de Niños, que representa la etapa de desarrollo que va de los 3 a los 6 años y equivale al nivel preescolar en la corriente regular.  “Sí”, fue la respuesta enérgica que dio el niño cuando se le preguntó si quería ver a sus compañeros y regresar al plantel escolar.

Precisamente, Arelys Rivera, madre del menor, dijo estar muy entusiasmada con el regreso a clases. “Muy esperanzada. Los niños nunca han dejado de tomar clases, pero ya están reclamando su espacio, su ambiente. Ellos están bien entusiasmados por el comienzo y contamos con un personal y unas maestras excelentes”, expresó.

Rivera mencionó que recibió orientaciones en varias ocasiones, por lo que estaba preparada y sabía las rutinas que iba a tener su hijo. “Obviamente, van a haber cambios de acuerdo con las necesidades de los niños, pero en constante comunicación con el personal”, sostuvo a preguntas de los periodistas a la entrada del plantel.

En el caso de Sebastián Mateo, Rivera explicó que el niño había tomado algunas terapias educativas, por lo que consideró que estaba preparado y consciente de la importancia que tiene el no quitarse la mascarilla. “En ese sentido, él sigue esas instrucciones”, dijo.

Rivera reconoció que como madre siempre va a existir la preocupación de que su hijo se pueda contagiar con covid-19 en la escuela, pero dijo que hay que continuar siempre que haya un protocolo y se garantice la seguridad. “En la marcha, se va viendo si hay que hacer unos cambios o si podemos continuar con ese modelo educativo”, subrayó.

En tanto, Nachely Meléndez, madre del estudiante de prekínder Ova Ignacio, reconoció que estaba nerviosa y sentía preocupación sobre el tiempo que le tomaría a su hijo adaptarse a los nuevos protocolos y a seguir las medidas de seguridad. “Entiendo que es la realidad que estamos viviendo y que él debe ir adaptándose ya a lo que está viviendo”, indicó.

Por su parte, Edgar Febles, director de la escuela Montessori Jesús T. Piñero, expresó que “iban a suceder milagros de ahora en adelante”, ya que “los niños van a comenzar a disfrutar de los espacios maravillosos que nosotros le vamos a ofrecer”. “Así que vamos a darle la bienvenida a esos niños que con tanta emoción los queremos recibir”, sostuvo.

“Es un día de celebración. Es un día donde le vamos a dar la oportunidad a los niños de retomar sus espacios, su primera experiencia. Hoy nosotros vamos a recibir niños que no han pisado su escuela física, que han tenido la experiencia virtual extraordinaria, pero no han tenido esa experiencia física”, mencionó Febles.

Mientras, el alcalde de la Ciudad Criolla, William Miranda Torres, precisó que tan reciente como el 8 de marzo estuvo la epidemióloga del municipio visitando la escuela Montessori Jesús T. Piñero. “(Ella) vio que estaba en orden. Estamos contentos y cómo esto permite que podamos ir proveyéndole a estos pequeñines de kínder a tercer grado alternativas”, dijo Miranda Torres.

En Caguas se proyecta que abrirán cuatro escuelas. Carol Rivera, superintendente regional, detalló que hoy comenzó la escuela Montessori Jesús T. Piñero, pero mañana se le añade el plantel Abelardo Díaz Morales. Mientras que el lunes próximo reanudarán clases presenciales las escuelas Pedro Millán Rivera y la Paula Mojica en Caguas.

inicio de clases, montessori Jesús T. Piñero, elba aponte

La secretaria de Educación, realizó un recorrido por la escuela de Caguas. 

Emocionada la secretaria

Precisamente, Aponte Santos firmó un acuerdo colaborativo con el alcalde de Caguas sobre proyectos educativos. “Hemos establecido que, a través de los municipios, pues podemos apoyarlos en todas las iniciativas como los programas de reforestación, de educación cultural, iniciativas como Caguas: Ciudad Educadora, que es un proyecto que se está haciendo aquí muy bonito”, subrayó la funcionaria, quien se expresó emocionada por este regreso a clases presenciales de manera gradual.

Según la designada secretaria, hay 102 escuelas certificadas, ya sea de forma preliminar o final. En cambio, hay 96 planteles escolares que ya tienen 100% internet. “Hay unas citas, periódicamente este numero va a cambiar porque tenemos un proyecto de que mas del 70% de las escuelas que estén con internet y periódicamente lograr el 100%, que es lo que queremos”, sostuvo Aponte Santos.

“Es gratificante. Sumamente feliz. Muy complacida con el trabajo que ellos hacen, ver a los niños que te dicen que sí le hacia falta venir, ver dibujos con las expresiones de alegría de paisajes bonitos, da mucho que decir en esa interpretación. Se ha hecho posible gracias a todo el equipo de trabajo que ha seguido todos los parámetros y condiciones”, agregó.

Panorama en escuela de Cayey

Otra de las escuelas visitadas por la designada secretaria fue la Eugenio María de Hostos, en Cayey, donde los niños fueron recibidos por sus maestros de una manera muy peculiar, pues estaban disfrazados o tenían vestimenta alusiva a la seria de videojuegos Mario & Luigi, lo que le daba un toque más alegre al plantel escolar.

La maestra Norma Ivette Dávila González dijo que se sentía emocionada. “Nada se compara con la escuela presencial. Claro, disfruté la virtual, pero el contacto no físico, sino emocional, el contacto con los estudiantes y verlos aquí presencialmente me llena de agrado como maestra de primer grado”, precisó Dávila González.

En esta escuela, se había proyectado que llegaran 38 estudiantes, según un sondeo que se había realizado, pero llegaron 41, confirmó el director escolar Pablo Ortiz Feliciano. “Eso nos llena de orgullo porque cumplimos con la expectativa. Hoy mismo hay maestros dando clase a distancia a los que no llegaron”, sostuvo Ortiz Feliciano.