UPR

La Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras.

En respuesta a las expresiones emitidas hoy en torno a un alegado “desalojo forzoso de vivienda a universitarios”, la Administración del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR) expresó que se realiza en el marco de un contrato de arrendamiento que expira al final de semestre académico.  

"En ese momento, conforme el reglamento que rige la residencias universitarias y el contrato que firma cada estudiante al ser aceptado como inquilino, las habitaciones deben de ser desalojadas para estar disponibles para quienes cualifiquen para el siguiente ciclo académico. Este es el procedimiento todos los semestres", explicó por medio de declaraciones escritas el portavoz de prensa Mario Alegre. 

Además, destacó que en este caso, desde hace poco más de un año -el 31 de marzo de 2019- se le notificó a toda la comunidad universitaria -incluyendo los inquilinos de Resicampus- que la residencia será cerrada para su rehabilitación.

"Estos trabajos son posibles gracias a una asignación de $6.3 millones proveniente del Departamento de Educación Federal y una aportación de Administración Central de $3.7 millones -para un total de $10 millones. Los mismos deberán de estar completados en un lapso no mayor de dos años, de lo contrario se pondría en peligro esa subvención federal y, con ello, la perentoria reparación de esa estructura", agregó.

Asimismo, destacó que aunque en marzo de 2019 se había anunciado que el cierre sería a partir del semestre que inició en enero de 2020, para beneficio de sus residentes el plazo se extendió hasta el final del semestre que concluyó esta semana y así se notificó en diversas oportunidades a los estudiantes alojados en esa residencia.

Durante la pandemia -desde el 16 de marzo pasado- se enviaron cuatro comunicaciones a los residentes de Resicampus avisando de la fecha límite para la entrega de las llaves para dar el espacio a que los estudiantes internacionales se muevan a Plaza Universitaria y que no les cobre una quincena de mayo.

De 264 residentes en Resicampus, a la mañana de ayer -28 de mayo- solo faltaban 85 estudiantes por entregar su llave.

Asimismo, la Administración del Recinto ha ofrecido apoyo para ayudar a que todos los estudiantes alojados en Resicampus que demuestren verdadera necesidad, encuentren alojamiento en áreas aledañas al Recinto. A la fecha de hoy, ningún residente ha solicitado esos servicios.

El domingo 31 de mayo a las 2:00 p.m. Resicampus será cerrado y a quien aún no haya desalojado "se le aplicarán los recargos correspondientes y se someterán a la Junta de Disciplina del Recinto. A cada residente que no entregue las llaves, se le enviará un documento con las sanciones antes descritas".

El lunes 1 de junio, personal de OCIU entrará a Resicampus a limpiar y descartar toda propiedad y comida que quede en las habitaciones. Además, el Decanato de Estudiantes procederá al inventario del edificio para poder entregar la estructura para la remodelación.