Cargos a venezolano por inyecciones cosméticas letales

EL VOCERO/Archivo

BOSTON — Un exfarmacéutico condenado por su participación en un brote de meningitis en 2012 en Estados Unidos que dejó más de 100 muertos y cientos de enfermos, pasará más tiempo tras las rejas después de que un juez federal extendió dos años y medio su sentencia original.

Glenn Chin, exfarmacéutico supervisor de la farmacia de compuestos New England Compounding Center, fue condenado nuevamente a 10 años y medio de prisión después de que la Corte de Apelaciones del 1er Circuito anuló su pena de ocho años y ordenara al juez federal Richard Stearns que reconsiderara el caso.

Hace dos semanas, el mismo juez agregó más de cinco años a la sentencia de Barry Cadden, el expropietario de la farmacia de compuestos. Cadden fue condenado nuevamente a 14 años y medio de prisión.

Los fiscales pedían una nueva sentencia de más de 17 años para los dos acusados, quienes fueron condenados por fraude y otros delitos derivados del brote causado por inyecciones de esteroides contaminadas con moho producidas por el New England Compounding Center.

Antes de que se dictara la sentencia del miércoles, Chin les dijo a las familias de las víctimas en la sala del tribunal: "Entiendo completamente por qué me odian… Les ofrezco disculpas a todos y a cada uno de ustedes. Por favor, sepan que nunca tuve la intención de lastimar a nadie".

Durante el juicio, los fiscales describieron a Chin como un empleado insensible que tomó atajos e ignoró las señales de advertencia para impulsar la producción y las ganancias. Los abogados de Chin dijeron que Cadden fue quien tomó la decisión y no había evidencia de que Chin causó que los medicamentos se contaminaran.