Carcel

ASUNCIÓN — Al menos 75 presos se fugaron de una prisión en Paraguay, cerca de la frontera con Brasil, confirmaron hoy las autoridades paraguayas.

La mayoría de los reos fugados pertenecen al Primer Comando Capital (PCC), considerado uno de los grupos criminales más violentos y grandes de Brasil. El grupo se originó en la década de 1990 dentro del sistema penitenciario de Sao Paulo.

El ministro del Interior, Euclides Acevedo, informó en un comunicado que se encontró un túnel y agregó que hubo “complicidad con gente de adentro” y que es “un fenómeno que abarca a todas las penitenciarías”.

Acevedo anunció además alerta máxima de la policía nacional y un despliegue de agentes para capturar a los fugados. La prisión de la localidad de Pedro Juan Caballero se encuentra en el departamento de Amambay, al noreste de Paraguay y fronterizo con Brasil.

“Ahora lo principal es recapturarlos y ponerlos a disposición de la fiscalía", señaló.

De acuerdo con las autoridades, los presos habrían salido por el portón principal y no por el túnel. “Creemos que ese túnel fue un recurso engañoso para legitimar o maquillar la liberación de los presos”, indicó el ministro Acevedo.

La ministra de Justicia, Cecilia Pérez, confirmó la fuga a la televisión local Telefuturo y también denunció que se logró con complicidad de funcionarios.

“Es inadmisible que esto haya sucedido”, señaló Pérez. “Había celdas llenas de arena; no es posible que nadie haya visto nada en todo este tiempo, no es un trabajo de un día, o de una noche”, afirmó al agregar que en una de las celdas se encontraron 200 sacos de arena extraídos del túnel.

Pérez agregó que en esa misma prisión ya se había denunciado hace unos meses que se estaban ofreciendo dinero, hasta un total de 80,000 dólares, para realizar un plan de escape.

Tanto el director del penal como otros altos cargos de la prisión como el jefe de seguridad fueron destituidos, informó la ministra.

“La lucha contra el crimen organizado no es solo contra el PCC”, afirmó la ministra “sino claramente también contra la corrupción entera dentro de nuestro sistema que lamentablemente está totalmente contaminado. El problema aquí es muy serio”.

El ministro Acevedo indicó que es posible que algunos de los internos ya hayan escapado hacia Brasil, mientras que es posible que otros sigan en Paraguay. La mayoría de los fugados son de alta peligrosidad, señaló.