EEI

CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. - Dos astronautas hicieron una caminata espacial hoy para instalar las estructuras de soporte de los nuevos paneles solares, más eficientes y que llegarán este año a la Estación Espacial Internacional.

Los astronautas de la NASA Kate Rubins y Victor Glover salieron del laboratorio orbital cargando con varias bolsas de ocho pies llenas de cientos de libras (kilos) de soportes y barras de metal. El equipo era tan voluminoso que hubo que desmontarlo como si fueran muebles para que pasara por la escotilla.

“Sabemos que están muy apretados allá”, dijo por radio el control de misión.

Con un cargamento más grande de lo habitual, los astronautas se dirigieron hacia el otro extremo de la estación, tratando de no chocar con nada en el proceso. Allí se encuentran los paneles solares más antiguos y degradados del puesto.

La llegada de más personal y experimentos a la base requerirá más energía, según la NASA. Los seis nuevos paneles, que llegarán de dos en dos en entregas de Space X durante el próximo año, aproximadamente, deberían aumentar la capacidad eléctrica de la EEI hasta en un 30%.

Rubins y Glover tuvieron que armar y atornillar las piezas para los dos primeros paneles solares, que está previsto enviar en junio.

Los ocho paneles actuales tienen entre 12 y 20 años, la mayoría ha superado su esperanza de vida y se está deteriorando. Cada panel mide 112 por 39 pies. Se extienden desde una estructura central para alcanzar una envergadura de 240 pies, mayor que la de un Boeing 777.

Boeing proporcionará los nuevos paneles, que miden en torno a la mitad que los actuales, pero proporcionan la misma energía gracias a avances en la tecnología de células fotovoltaicas. Se colocarán en ángulo respecto a las antiguas, que seguirán en funcionamiento.

En 2017 se probó un prototipo en la estación.

La caminata de hoy era la tercera para Rubins, especialista en enfermedades infecciosas, y Glover, piloto de la Marina. Ambos tienen opciones para viajar a la Luna.

Los dos están entre los 18 astronautas recién asignados al programa Artemisa de la NASA. Los próximos en viajar a la Luna saldrán de ese grupo.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, felicitó la semana pasada a Glover, el primer astronauta afroestadounidense residente en la estación espacial. La NASA publicó el sábado la conversación por videollamada.

“Lo que está haciendo es historia, estoy muy orgullosa de usted”, dijo Harris. Glover respondió que como otras primeras veces, no será la última. “Queremos asegurarnos de que podemos seguir haciendo cosas nuevas”, dijo.

Rubins volverá a salir el viernes con el astronauta japonés Soichi Noguchi para terminar los preparativos de la estructura y para ventilar y recolocar las conducciones de refrigerador de amoniaco.

Glover y Noguchi estaban entre los cuatro astronautas llegados en noviembre en una nave de SpaceX. Rubins llegó en octubre desde Kazajistán con dos rusos. Todos tienen previsto volver a Tierra esta primavera.