Joe Biden

WASHINGTON — En sus primeras medidas importantes sobre el control de las armas de fuego desde que asumió el cargo, el presidente Joe Biden anunció media docena de órdenes ejecutivas el jueves con las que busca atender una proliferación de la violencia armada a la que calificó de “epidemia y vergüenza a nivel internacional”.

“La idea de que tengamos a tanta gente muriendo en un solo día por violencia con armas de fuego en Estados Unidos es una tacha en nuestro carácter como nación”, aseveró Biden en declaraciones en la Casa Blanca.

Al evento acudieron integrantes de las familias de los niños que perdieron la vida en la masacre ocurrida en una escuela de Sandy Hook, Connecticut, en 2012 y en el tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, en 2018.

Biden les agradeció su presencia, señalando que comprendía que les hará recordar los días espantosos en que recibieron las llamadas.

“Estamos totalmente decididos a hacer el cambio”, les aseguró.

Biden hace el anuncio el jueves como seguimiento a la promesa que él mismo hizo el mes pasado de tomar lo que llamó “pasos de sentido común” inmediatos para atender la violencia con armas de fuego, después de una serie de masacres que han devuelto la atención al asunto. Su anuncio se da el mismo día en que otro incidente, en Carolina del Sur, dejó cinco muertos.

Biden también nombró a David Chipman, un exagente federal y asesor del grupo de control de armas de fuego Giffords, como nuevo director del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF, por sus siglas en inglés).

Biden estuvo acompañado en el evento por la vicepresidenta Kamala Harris y el secretario de Justicia, Merrick Garland. La mayoría de las acciones que anunció pasarán por el Departamento de Justicia.

El presidente ha enfrentado una presión creciente para que actúe después de una serie reciente de masacres, pero la Casa Blanca ha enfatizado repetidamente la necesidad de medidas legislativas.

Si bien la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley de revisión de antecedentes el mes pasado, las medidas para el control de las armas de fuego enfrentan pocas probabilidades de ser aprobadas en un Senado equitativamente dividido en el que los republicanos se mantienen casi unificados en contra de la mayoría de las propuestas.

Una ficha técnica de la Casa Blanca señaló que esos tiroteos “subrayaron la implacabilidad” de la epidemia.