Texas Struggles With Unprecedented Cold And Power Outages

El presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden viajarán a Houston, Texas el próximo viernes, anunció este martes la Casa Blanca.

El viaje ocurrirá más de una semana después de que una tormenta de invierno mortal que fustigó una gran franja del país, y dejó a millones de personas en Texas sin agua o electricidad.

Biden aprobó una declaración de desastre importante para Texas el sábado, luego de que fallara la vulnerable red eléctrica del estado, dejando a millones sin electricidad, calefacción o agua.

Desde entonces, se ha restablecido la energía en gran parte del estado, pero muchos siguen sin agua potable.

El mandatario se ha comprometido a brindar ayuda desde lejos con funcionarios estatales y locales, pero se mostró renuente a visitar Texas demasiado pronto porque no quería que su séquito viajero extrajera recursos de la crisis de servicios públicos que se ha generado en el estado.

"El presidente se reunirá con los líderes locales para discutir la tormenta invernal, los esfuerzos de socorro, el progreso hacia la recuperación y la increíble resistencia mostrada por la gente de Houston y Texas", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

"Mientras esté en Texas, el presidente también visitará un centro de salud de Covid donde se distribuyen las vacunas", agregó.

Psaki dijo que los detalles adicionales del viaje aún se están reuniendo y se darán a conocer una vez que estén finalizados.

Las severas tormentas invernales de principios de este mes causaron la muerte de al menos 29 personas.

Actualmente, más de 11,000 clientes en Texas permanecen sin electricidad, según poweroutage.us. El clima retrasó la entrega de alrededor de 6 millones de dosis de vacuna contra el coronavirus en todo el país.

Hasta el martes por la mañana, unos 7.9 millones de personas también siguen afectadas por interrupciones en el sistema público de agua en Texas, lo que lleva a avisos de hervir el agua.