California Fourth of July

SAN FRANCISCO — Al tiempo que los contagios de coronavirus aumentan en el estado, los habitantes de California celebraron el Día de la Independencia con desfiles virtuales y fotografías de casas adornadas con la bandera estadounidense en lugar de desayunos de panqueques y festividades multitudinarias.

Por su parte, la policía hacía sus recorridos para recordar a la población sobre el uso de mascarillas en espacios públicos e impedir el acceso a las playas, que las autoridades cerraron a fin de evitar aglomeraciones durante el fin de semana que incluyó el feriado.

California enfrenta un momento crucial debido al incremento en las tasas de contagio y hospitalizaciones. Durante esta semana, el gobernador Gavin Newsom ordenó cerrar por tres semanas bares, áreas interiores de restaurantes y otros lugares bajo techo en 21 de 58 condados, incluidos los dos más poblados: Los Ángeles y San Diego.

La reciente inconformidad a nivel nacional por la injusticia racial también se hizo patente.

Manifestantes en San José crearon un mural de Black Lives Mtter y el exgobernador Arnold Schwarzenegger dijo en Twitter: “Feliz cumpleaños, Estados Unidos. Gracias por permitirme vivir el Sueño Americano. Debemos luchar diariamente para garantizar que ese sueño sea una realidad para un niño afroestadounidense nacido en Minneapolis tal como lo fue para un fisicoculturista blanco nacido en Austria”.

Muchas comunidades cancelaron sus espectáculos de juegos pirotécnicos y restringieron o cerraron sus playas, cambios que al parecer fueron efectivos para impedir conglomeraciones. El cierre de playas comenzó el viernes desde el condado Los Ángeles hacia el norte, hasta los condados Ventura y Santa Barbara. En el condado Orange, las frecuentadas playas de Huntington y Newport fueron cerradas para sábado y domingo.

En la bahía Half Moon, en la costa frente al Pacífico al sur de San Francisco, las autoridades instalaron barreras para impedir el paso de la gente a las playas. Sin embargo, los bañistas determinados simplemente brincaron las barreras el viernes con sus hijos chicos y pertenencias.

“Así que las patrullas de nuestro jefe policial están recorriendo la costa”, dijo Jessica Blair, directora de comunicaciones de la ciudad. “Era una puerta giratoria de gente que saltaba las barreras, se acomodaba y era echada del lugar”.

El sargento Nick Nicholas, de la policía de la ciudad de Seal Beach, dijo el sábado por la tarde que la gente al parecer ha entendido que las playas del condado Orange están cerradas.

“Todo está bien hasta el momento. No vemos a nadie en las playas”, agregó. “Parece que la gente está disfrutando nuestra avenida principal y los restaurantes”.

Señaló que la dimensión de las multitudes era “la correcta”.

El sábado, California informó de otros 6.500 contagios confirmados de COVID-19, lo que elevó el total del estado a más de un cuarto de millón de casos.