police car

La Procuraduría Especializada Antilavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo, con el apoyo de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), capturó al húngaro Alex Toth, acusado de estafar por más de cuatro millones de dólares a 475 personas en Hungría y quien estaba escondido en el país desde el año 2014.

Al extranjero se le buscaba como parte de una red criminal de estafa, crímenes informáticos, lavado de activos y falsedad en escritura pública, por lo que puede enfrentar penas de hasta 16 años de cárcel en el país europeo.

De acuerdo con el comunicado de prensa, el apresamiento ocurrió en una exclusiva villa del Metro Country Club, de Juan Dolio, en San Pedro de Macorís, región oriental dominicana, y de inmediato fue deportado a su nación.

Las autoridades locales recibieron una solicitud de asistencia jurídica internacional de la Fiscalía Suprema del Departamento General de Asuntos Relevantes de Corrupción y de Lucha contra el Crimen Organizado de Hungría pidiendo ayuda para localizar al malhechor.

Luego de la solicitud, la Procuraduría General de la República formó un equipo de fiscales e investigadores para rastrear sus movimientos financieros y electrónicos, además de ubicar su paradero.

En el comunicado se detalla que Toth, quien se hacía llamar Dominik Cordinier, se movía en diferentes zonas del país y permanecía poco tiempo en cada lugar, lo que dificultaba su captura.

Al momento de su arresto, le confiscaron un Porsche Macan negro del año 2015, además de celulares y prendas valoradas en altas sumas de dinero.

Los fiscales nacionales realizaron dos allanamientos, uno de ellos en la Torre Panorama, en el sector Piantini de Santo Domingo, y otro en el apartamento T-12 del Metro Country Club, donde incautaron varios dispositivos electrónicos, como celulares, computadoras y memorias USB, que eran utilizados en la comisión de los delitos.

Las intervenciones domiciliarias fueron autorizadas por la magistrada Kenya Romero, jueza coordinadora de los Juzgados de Instrucción del Distrito Nacional.

Desde 2014, Toth se radicó en diferentes puntos del país, entre ellos Las Terrenas, en Santo Domingo y, más recientemente, en San Pedro de Macorís.

De acuerdo con las investigaciones, en la nación caribeña el sujeto organizó una estructura de crimen, desde donde continuaba cometiendo los hechos, mediante comunicación por teléfono móvil y computadoras, así como utilizando la moneda Bitcoin.

Su delito más reciente fue detectado por las autoridades húngaras el 19 de mayo pasado. La suma total de sus estafas se calcula en cuatro millones 264,232 dólares.