Capitolio

Partidarios de Trump asaltan el Capitolio en busca de impedir certificación de Joe Biden como presidente electo. >John Minchillo/AP

A seis días del asalto al Capitolio, el Negociado Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Justicia convocaron a una conferencia de prensa para ofrecer detalles sobre la investigación en relación con los eventos perpetrados por partidarios del presidente Donald Trump.

Se trata de las primeras declaraciones de una agencia federal sobre los eventos del pasado 6 de enero, en donde murieron cinco personas. Entre las víctimas se encuentra un policía del Capitolio que murió de heridas sufridas durante el asalto y una mujer, abatida a tiros por un oficial del Capitolio.

Más temprano hoy, Trump negó responsabilidad alguna por haber fomentado el asalto a la sede del Congreso. Agregó que su discurso a los partidarios que llegaron a Washington D.C. para desafiar la certificación de Joe Biden como presidente electo fue “totalmente apropiado”.

Minutos antes del asalto al Capitolio, Trump pronunció un discurso a poca distancia, animando a los presentes a ir a los predios del Congreso, donde se estaban proclamando oficialmente los resultados de las elecciones de noviembre.

Incluso meses atrás Trump había emitido alegatos infundados de que las elecciones eran fraudulentas, pese a la determinación de las autoridades de que fueron justas e imparciales.

Mientras la turba de simpatizantes suyos tomaba por asalto al Capitolio, el presidente publicó un vídeo reiterando sus denuncias de fraude y ofreciendo una aparente apología de los alzados: “Los queremos, ustedes son gente muy especial”.

Desde entonces Facebook, Instagram y Twitter —entre otras redes sociales— han bloqueado indefinidamente las cuentas del presidente saliente, por entender que sus publicaciones podrían incitar a otras protestas en los días previos o durante la juramentación de Biden el 20 de enero.