Dinero

La fecha es crítica para el cuarto proyecto de ley de estímulo, ya que los senadores se van al receso de verano el 10 de agosto, no regresarán antes del 3 de septiembre, y varios beneficios continuos de la Ley CARES, incluyendo los beneficios federales adicionales de desempleo semanales de $600, expirarán pronto.

La Casa Blanca también le puso un límite al monto que deberá tener la nueva legislación: $1 billón, a pesar de que el proyecto de ley HEROES que aprobaron los demócratas en la Cámara de Representantes a finales de mayo es de $3 billones.

El precio de $1 billón es $1.2 billón menos que el monto de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica Coronavirus (CARES) que el Congreso aprobó por unanimidad en marzo.

Ante la insistencia de la Casa Blanca, republicanos del Congreso empezaron a explorar si se debe restringir el número de estadounidenses que reciben la próxima ronda de pagos de estímulo, ya que los legisladores conservadores enfrentan presión interna para limitar el tamaño del próximo paquete de ayuda.

En la ley HEROES, los demócratas incluyeron cheques de estímulo de $1,200 a los contribuyentes, pero agrega a dependientes mayores de los 18 años y a inmigrantes que presentan sus declaraciones de impuestos con un número ITIN, lo que no hizo la ley CARES. Tanto la Casa Blanca como algunos legisladores republicanos se inclinan hacia solo enviar los cheques a aquellos que ganen menos de $40,000, lo que es más bajo que los $75,000 en la Ley de Héroes

La primera vuelta de cheques de estímulo comenzó a disminuir del monto total de $1,200 para las personas que ganan $75,000 o más al año. Se elevó a $112,500 para jefes de hogar y $150,000 para parejas.

En su reclamo al Congreso para que se apresure a aprobar el nuevo paquete de ayuda, el gobierno de Trump pidió también alivio para los desempleados. Los demócratas están muy a favor de extender el beneficio de desempleo federal semanal de $600 por el resto de 2020, pero hasta el momento, los republicanos no están a favor de extender esa asistencia, porque creen que podrían desincentivar a las personas a regresar a sus empleos. En cambio, algunos senadores han propuesto bonos de $450 de regreso al trabajo.