mascarilla

El gobierno declaró como “epidémico” el territorio nacional para continuar controlando el coronavirus en la República Dominicana, ascendiendo a 32,569 el total de positivos al registrarse en las últimas horas con 752 casos nuevos, mientras la cifra de muertos es de 747.

El ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, dio a conocer este martes las medidas que prevalecerán por tratarse de actividades que exponen a la población al contagio.

Explicó que siguen cerrados los casinos, salas de cine, teatro y prohibidos los eventos multitudinarios de toda índole como centro de convenciones, explanadas, galleras, palacio de los deportes y otros.

Dijo que la jornada de educación continuará de manera virtual en escuelas, institutos y universidades hasta que la enfermedad sea controlada.

Señaló que se mantendrán los servicios religiosos respetando los protocolos de distanciamiento físico y el uso de mascarillas.

Asimismo, el entrenamiento de atletas en gimnasios y las otras prácticas de deportes deberán llevarse a cabo con los protocolos reglamentarios.

“Se dispondrá de una clausura temporal del establecimiento a los que violen la resolución, y multas entre uno y diez salarios mínimos. Salud Pública y Ministerio Público preparan medidas adicionales”, dijo.

Hasta ayer, los casos positivos sumaron 31,826, 443 nuevos, unas siete defunciones nuevas, sumando 733 y 17,280 personas se han recuperado del virus. Las muestras procesadas son 148,208 en aislamiento domiciliario 10,745 y otros 3,058 en aislamiento hospitalario.

Manifestó el funcionario que “todas las medidas de higiene en la población son mantenidas estrictamente para evitar la propagación y contagio del virus como lo son el distanciamiento social, el lavado de mano frecuente, evitar las aglomeraciones, no tocar con las manos la nariz, boca y ojos, evitar los espacios públicos concurridos y en caso de tener síntomas asociados al virus se debe notificar a las autoridades”.

Las declaraciones de Sánchez Cárdenas se producen cuando el Poder Ejecutivo dejó sin efecto el estado de emergencia y el toque de queda que prevalecían desde el 20 de marzo cuando se conoció el primer contagio a la enfermedad.

Luego de la reapertura gradual de la economía en cuatro fases, de las cuales solo se han aplicado dos, los casos de contaminación viral han aumentado de manera acelerada.

La medida ha propiciado el retorno de todas las actividades comerciales a nivel nacional, lo que ha generado la concentración masiva de la población en lugares públicos o privados, sobre todo en las caravanas o actos políticos, sin mantener el distanciamiento físico y muchas personas no usan mascarillas.