Disturbios en Chile dejan ocho muertos y heridos graves

Vagones del metro quemados por manifestantes están detenidos en la estación Elisa Correa en Santiago de Chile el domingo 20 de octubre de 2019.

SANTIAGO — Ocho personas murieron quemadas el domingo en Chile. El país sudamericano tiene a seis de sus grandes ciudades bajo estado de emergencia -lo que restringe las libertades de reunión y movilización- tras protestas estudiantiles masivas que estallaron por el alza de tarifas en el metro y derivaron en turbación social y actos vandálicos.

El caos en la capital chilena se extendió al aeropuerto internacional donde un par de aerolíneas chilenas suspendieron o reprogramaron sus vuelos y muchos pasajeros quedaron varados en ciudades como Lima.

Disturbios en Chile dejan tres muertos

El presidente Sebastián Piñera anunció en la víspera la suspensión del alza tarifaria en el subterráneo de Santiago (de 1.12 a 1.16 dólares) que rige hace dos semanas, pero la medida no calmó los ánimos entre manifestantes que extendieron las manifestaciones y actos vandálicos a otras ciudades.

Los desórdenes se extendieron a Valparaíso y Rancagua en la zona central, a La Serena y Coquimbo, por el norte, y a Concepción, 500 kilómetros al sur, y a decenas de otras ciudades.

Pese a la vigencia de un toque de queda varios suburbios de la capital chilena vivieron actos vandálicos y en la madrugada de hoy un incendio arrasó con un supermercado de San Bernardo, al sur de la ciudad, donde fueron encontrados los cuerpos calcinados de dos personas y una tercera con graves quemaduras murió en un hospital, informó la Intendenta (gobernadora) de Santiago, Karla Rubilar.

Disturbios en Chile dejan tres muertos

Chile importa todo su petróleo y gas natural y las alzas en internacionales de los combustibles sumadas a la del valor del dólar se traducen en aumentos de precios, en un país que a pesar de tener un ingreso per cápita en torno a los 20,000 dólares, tiene a la mayoría de los trabajadores con ingresos mensuales entre los 562 y 703 dólares.

A pesar de los patrullajes de militares y policías, Santiago vivió ayer protestas generalizadas, saqueos a más de 60 supermercados y farmacias, destrucción de semáforos, daños a algunos edificios, y la quema de al menos cinco autobuses del transporte público

El ministro de Defensa, Alberto Espina, dijo hoy que más de 9,000 militares patrullan las calles de Santiago.

Hoy temprano se formaron filas en gasolineras en previsión de lo que puede ocurrir mañana porque el subterráneo, que transporta diariamente a 2.4 millones de personas, mantiene suspendido sus servicios desde el viernes y ayer al atardecer dejó de funcionar el transporte público de autobuses, que reanudó lentamente el servicio por la mañana temprano.

Disturbios en Chile dejan tres muertos

El presidente de la empresa del subterráneo, Luois De Granges, dijo hoy que tratarán de hacer funcionar tramos de una línea mañana, que otras cuatro tardarán semanas en recuperarse y que la última es probable que esté meses paralizada.

Además de las dificultades para movilizarse, muchos santiaguinos tendrán problemas para abastecerse de alimentos porque las más grandes cadenas de supermercados anunciaron que no atenderán hoy.

Esta es la peor crisis del segundo periodo de gobierno de Piñera, quien hoy se reunirá con representantes del poder judicial y legislativo para analizar la delicada situación que vive el país.