Papa Francisco

En la imagen el papa Francisco. >Riccardo Antimiani/AP

CIUDAD DEL VATICANO — El papa Francisco ofició un servicio especial de oraciones el sábado en la Basílica de San Pedro, en el que invocó el fin de la pandemia y el regreso de lo que llamó “un horizonte de esperanza”, incluyendo una situación en que los científicos pueden determinar cómo conquistar el virus.

Francisco encabezó un servicio del rosario en que participaron unos 200 fieles, incluyendo muchos niños, que se sentaron respetando las normas de distanciamiento social por el coronavirus.

Hablando en tono quedo, Francisco lamentó que la pandemia ha dejado a tantas personas “angustiadas, desconcertadas y sollozando por sus seres queridos que han muerto, enterrados a veces en una manera que hiere el alma”.

Francisco oró porque “esta prueba difícil termine y que regrese un horizonte de esperanza y paz”. El pontífice rezó también por los trabajadores de la salud en las líneas del combate contra la enfermedad y también por "los hombres y mujeres de ciencia, para que encuentren las soluciones adecuadas para conquistar este virus".

Recordó además en sus declaraciones a “todas las mujeres que han sufrido violencia dentro de los muros de sus hogares” durante los confinamientos obligatorios por la pandemia.

El papa imploró en sus rezos que los líderes nacionales usen su sabiduría y su generosidad para planear soluciones sociales y económicas “con previsión y espíritu de solidaridad”. Llamó a que los fondos militares sean usados en investigaciones “para prevenir catástrofes similares en el futuro”.