Mexico Bones Found

Un investigador forense permanece el jueves 20 de mayo de 2021 en la entrada de una vivienda donde la policía encontró restos óseos enterrados, en el municipio de Atizapán, Estado de México

CIUDAD DE MÉXICO — La policía analizaba el jueves restos óseos y otras evidencias de un número indeterminado de personas descubiertas en una vivienda de una población cercana a Ciudad de México, en la que fue arrestado un anciano que podría tener tras de sí un largo historial de feminicidios.

El detenido, un carnicero de 72 años, quedó el jueves vinculado a proceso y en prisión preventiva por el asesinato de una mujer a quien presuntamente acuchilló y descuartizó, informó la fiscalía del Estado de México, donde se ubicaba la vivienda.

Sus crímenes pueden ir mucho más porque la evidencia hallada en la vivienda, no solo los restos óseos sino accesorios y documentación de mujeres, deja entrever que el sospechoso podría ser un asesino serial que habría cometido los crímenes durante años.

“Son varios los casos de feminicidio en los que esta persona se encuentra probablemente involucrada”, dijo el jueves Ricardo Sodi Cuellar, presidente del Tribunal Supremo de Justicia del Estado de México.

Atizapán, una localidad al noroeste de la capital que pertenece al Estado de México, estaba el jueves conmocionada por los hallazgos divulgados por las autoridades que dieron con la vivienda cuando buscaban a una mujer de 34 años reportada como desaparecida.

Mexico Bones Found

Un investigador forense lleva equipo afuera de la casa donde la policía encontró huesos debajo del piso en el municipio de Atizapán.

Los investigadores tuvieron que usar martillos hidráulicos para romper el suelo y desmantelar parcialmente la estructura de concreto y techo de lámina para que los expertos forenses examinaran minuciosamente el lugar.

Una vez dentro de la casa, la policía encontró una especie de sótano poco profundo en el cual había una mesa con el cuerpo descuartizado de una mujer junto a credenciales, maquillaje, ropa y accesorios femeninos, así como cuadernos y cintas de video marcadas con los nombres de otras mujeres.

Mexico Bones Found

Un oficial de policía marca un perímetro de seguridad alrededor de la casa donde se encontraron huesos debajo del piso en el municipio de Atizapán.

La fiscalía del Estado de México indicó que de momento no es posible determinar el número de víctimas y que se tendrán que llevar a cabo análisis de ADN.

Familiares con mujeres desaparecidas que temían que sus seres queridos pudieran estar ahí se acercaron a la vivienda el jueves con una mezcla de angustia y esperanza por lograr alguna noticia.

“Lo que más puedan encontrar, sí se les va a agradecer que me lo entreguen para que le de una sepultura como ella se merece y sepa donde está ella, porque no sabíamos”, pedía Silvia Mejía, cuya sobrina desapareció en octubre de 2016. Medios locales indicaron que la identificación de la mujer podría estar entre las halladas en la vivienda del detenido.

El hombre, de complexión baja y fornida, ha sido identificado sólo como “Andrés” en apego a las leyes mexicanas que protegen la identidad de los sospechosos. Parecía caminar con paso vacilante al ser escoltado a la cárcel.

Según los detalles de la investigación dados a conocer por el poder judicial, el homicidio que se le imputa tuvo lugar el 14 de mayo cuando la víctima, vecina del sospechoso y con quien aparentemente tenía una relación sentimental, acudió a su vivienda. El detenido confesó haberla acuchillado y detalló la escalofriante manera en la que descuartizó y colocó sus restos en la casa.

México ha registrado una ola de feminicidios en años recientes y los activistas aseguran que la policía no hace lo suficiente para prevenir, investigar y procesar tales crímenes. Además, denunciaron que la saña de los asesinatos contra mujeres es cada vez mayor.

En 2018, un hombre fue arrestado en otro suburbio de Ciudad de México y confesó haber asesinado a por lo menos diez mujeres. En su momento, la fiscalía indicó que el hombre habría vendido los huesos de algunas de sus víctimas. Ese caso espeluznante se descubrió cuando una pareja fue sorprendida trasladando restos humanos desmembrados en una carriola para bebé.