Vacunación coronavirus

GINEBRA — El secretario de Estado norteamericano Antony Blinken pidió hoy que otros países inyecten 2,000 millones de dólares más a un programa respaldado por la ONU para enviar vacunas del coronavirus a los países más pobres — en un momento en que las naciones ricas han adquirido la gran mayoría de las dosis.

Estados Unidos es el coorganizador de una conferencia en la internet que reunió a presidentes, primeros ministros y otros dignatarios para ayudar a aumentar los 6,300 millones de dólares que ya han sido recaudados para el programa conocido como COVAX.

El programa ha comenzado a donar millones de vacunas a 92 países de ingresos medianos y bajos en meses recientes. Pero la Organización Mundial de Salud — insistiendo en que nadie está a salvo de la pandemia hasta que todos lo estén — ha lamentado reiteradamente la falta de equidad en el lanzamiento de las vacunas, con los países ricos, como Estados Unidos, adquiriendo la mayoría de las dosis.

Los donantes estaban contribuyendo fondos — el premier sueco Stefan Lofven dijo que Suecia iba a aumentar su contribución de 20 millones a 280 millones de dólares, por ejemplo — o anunciando planes para compartir dosis con los países beneficiarios.

Blinken, en declaraciones grabadas, expresó la ambición de elevar el objetivo de COVAX de vacunar a 20% de la población en los países afectados, aunque elogió las contribuciones y promesas hechas hasta el momento.

“Para vencer esta pandemia necesitamos aspirar a mucho más. Con 2,000 millones de dólares más para COVAX, podemos alcanzar aproximadamente a 30% de las poblaciones en los países, en lugar de 20%”, dijo para el evento coauspiciado por Gavi, la Alianza de Vacunas basada en Ginebra y que co-administra COVAX.

“Eso no es todo lo que debemos hacer. Debemos producir vacunas más seguras, eficaces, y necesitamos distribuirlas más rápidamente”, dijo Blinken.