Fronteras De Estados Unidos

Una foto de archivo de una carretera que conecta a Canadá con Estados Unidos. (Mark Spowart/The Canadian Press via AP, File)

WASHINGTON (AP) - Estados Unidos reabrirá sus fronteras terrestres a los viajes no esenciales el mes que viene, poniendo fin a un alto de 19 meses debida a la pandemia de covid-19, y abriendo así las puertas al turismo, mientras el país pasa a exigir que todos los visitantes internacionales se vacunen contra el coronavirus.

Los viajes en vehículo, tren y barco entre Estados Unidos y Canadá y México se habían restringido en gran medida a los viajes esenciales, como los comerciales, desde los primeros días de la pandemia. 

Las nuevas normas, anunciadas este miércoles, permitirán a los extranjeros totalmente vacunados entrar en Estados Unidos independientemente del motivo del viaje, a partir de principios de noviembre, momento en el que se prevé una apertura similar de las restricciones para los viajes aéreos al país.

A mediados de enero, incluso los viajeros esenciales que deseen entrar en EE.UU., como los camioneros, tendrán que estar completamente vacunados.

El Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, se mostró "satisfecho de tomar medidas para reanudar los viajes regulares de forma segura y sostenible" y alabó los beneficios económicos que ello conlleva.

Tanto México como Canadá han presionado a Estados Unidos durante meses para que reduzca las restricciones a los viajes que han separado a las familias y restringido los viajes de placer desde el inicio de la pandemia. 

La última medida se produce tras el anuncio del mes pasado de que EE.UU. pondrá fin a las prohibiciones de viaje por países para los desplazamientos aéreos y, en su lugar, exigirá la vacunación a los extranjeros que deseen entrar en avión.

Funcionarios de la administración habían adelantado la nueva política de fronteras terrestres a última hora del martes. Ambas políticas entrarán en vigor a principios de noviembre, dijeron los funcionarios.

Las nuevas reglas solo se aplican a la entrada legal a los Estados Unidos. 

Los funcionarios advirtieron que aquellos que intentan entrar ilegalmente seguirán siendo objeto de expulsión bajo la llamada autoridad del Título 42, invocada por primera vez por el ex presidente Donald Trump, que ha provocado críticas de los defensores de la inmigración por deportar rápidamente a los migrantes antes de que puedan solicitar asilo. 

Uno de los funcionarios dijo que Estados Unidos mantenía la política porque las condiciones de hacinamiento en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza representan una amenaza por el covid-19.

A los viajeros que entren en EE.UU. en vehículo, tren o ferry se les preguntará por su estado de vacunación como parte del proceso estándar de admisión de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU. A discreción de los agentes, se verificará la prueba de vacunación de los viajeros en un proceso de control secundario.

A diferencia de los viajes en avión, para los que se requiere una prueba de covid-19 negativa antes de embarcar en un vuelo para entrar en los Estados Unidos, no se requerirá ninguna prueba para entrar por tierra o por mar, siempre que los viajeros cumplan el requisito de vacunación.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), EE.UU. aceptará a los viajeros que hayan sido completamente vacunados con cualquiera de las vacunas aprobadas para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud, y no sólo con las que se utilizan en EE.UU. 

Eso significa que se aceptará la vacuna de AstraZeneca, ampliamente utilizada en Canadá. 

Los funcionarios dijeron que los CDC todavía estaban trabajando para formalizar los procedimientos para admitir a aquellos que recibieron dosis de dos vacunas diferentes, como es bastante común en Canadá.

El retraso en el requisito de vacunación para los viajes transfronterizos esenciales tiene por objeto proporcionar a los conductores de camiones y otras personas tiempo adicional para vacunarse y minimizar los posibles trastornos económicos derivados de la obligación de estar vacunado , dijeron las autoridades.

En conjunto, los nuevos procedimientos se orientan hacia una política basada en los perfiles de riesgo de los individuos, en lugar de prohibiciones menos específicas basadas en los países.

El requisito de vacunación para los ciudadanos extranjeros se produce en un momento en el que la Casa Blanca ha decidido imponer requisitos generales de vacunación o pruebas que afectan a 100 millones de personas en los Estados Unidos, en un esfuerzo por animar a los que se resisten a vacunarse.

El martes, el Departamento de Trabajo federal completó el borrador inicial de una normativa de emergencia que exigirá a los empleadores de 100 trabajadores o más que exijan a sus empleados que se vacunen contra el covid-19 o se sometan a pruebas semanales. La Oficina de Gestión y Presupuesto está revisando ahora la orden antes de su aplicación.

La medida para restablecer la regularidad de los viajes se produce cuando los casos de covid-19 en EE.UU. han descendido a unos 85,000 al día, el nivel más bajo desde julio, tras un repunte de la variante delta del virus, más transmisible. 

Las tasas de casos per cápita en Canadá y México han sido notablemente más bajas en ambos países que en EE.UU. durante la duración de la pandemia, lo que amplió las frustraciones sobre las restricciones estadounidenses a los viajes.

México no ha puesto en marcha ningún procedimiento de entrada de viajeros por covid-19. Canadá permite la entrada de personas totalmente vacunadas con certificado, así como con una prueba negativa realizada en las 72 horas siguientes a la entrada en el país.