Joe Biden

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la primera dama, Jill Biden, charlan antes de embarcar en el Air Force en la base de la Fuerza Aérea de Andrews, Maryland, el 23 de noviembre de 2021, para viajar a Nantucket, Massachussets. 

WASHINGTON — El pólipo extirpado del colon del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la semana pasada era una lesión benigna, de crecimiento lento, pero potencialmente precancerosa que no requerirá más acciones, dijo su médico en un informe de seguimiento.

La lesión, un adenoma tubular, era similar al que le fue extraído en 2008, escribió el doctor Kevin C. O’Connor, médico del presidente, en un reporte publicado ayer por la Casa Blanca. Se recomiendan controles rutinarios, lo que normalmente supondría otra colonoscopia dentro de entre siete y 10 años, agregó.

La Clínica Mayo define un pólipo de colon como un pequeño grupo de células que se forma en la pared interna del intestino. Según su cibersitio, la mayoría son beningnos, aunque algunos pueden derivar en cáncer de colon con el tiempo.

“La mejor prevención para el cáncer de colon son las revisiones periódicas y la extirpación de los pólipos", advierte la clínica.

Biden, quien cumplió 79 años la semana pasada y es el presidente de más edad en la historia del país, sigue estando “sano”, “vigoroso” y en forma para ejercer el cargo, señaló O’Connor en su reporte inicial tras el primer examen rutinario de salud de Biden desde su llegada a la Casa Blanca. El presidente muestra algunos síntomas de envejecimiento, agregó el doctor.