Pictures of the Week-North America-Photo Gallery

WASHINGTON- Con sólo horas de antelación, el presidente Joe Biden firmó la legislación para evitar un cierre parcial del gobierno y mantenerlo financiado hasta el 3 de diciembre. El Congreso había aprobado el proyecto de ley más temprano el jueves.

Las votaciones consecutivas del Senado y de la Cámara de Representantes evitaron una crisis, pero los retrasos en otra continúan mientras los partidos políticos se aferran a una disputa sobre cómo elevar el límite de endeudamiento del gobierno antes de que Estados Unidos se arriesgue a un incumplimiento potencialmente catastrófico.

La Cámara de Representantes aprobó la medida de financiación a corto plazo por 254-175 votos, poco después de que el Senado la aprobara por 65-35. Una amplia mayoría de republicanos en ambas cámaras votó en contra. La legislación era necesaria para mantener el gobierno en funcionamiento una vez que el año presupuestario actual terminara en la medianoche del jueves. La aprobación dará más tiempo a los legisladores para elaborar las medidas de gasto que financiarán las agencias federales y los programas que administran.

"Hay mucho más que hacer", dijo Biden en una declaración tras la firma. "Pero la aprobación de este proyecto de ley nos recuerda que el trabajo bipartidista es posible y nos da tiempo para aprobar la financiación a más largo plazo para mantener nuestro gobierno funcionando y cumpliendo con el pueblo estadounidense".

El trabajo para mantener el gobierno abierto y funcionando sirvió como telón de fondo durante un día caótico para los demócratas, ya que lucharon por conseguir que las principales prioridades domésticas de Biden superaran la línea de meta, incluyendo un proyecto de ley bipartidista de infraestructura de 1 billón de dólares que corría el riesgo de estancarse en la Cámara.

"Es un rayo de esperanza mientras realizamos muchas, muchas otras actividades", dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata de Nueva York.

Con su energía centrada en la agenda de Biden, los demócratas dieron marcha atrás en un enfrentamiento sobre el límite de la deuda en el proyecto de ley de financiación del gobierno, decidiendo desacoplar el techo de endeudamiento ante la insistencia de los republicanos. Si ese tope no se eleva antes del 18 de octubre, Estados Unidos probablemente se enfrentará a una crisis financiera y a una recesión económica, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Los republicanos dicen que los demócratas tienen los votos para elevar el límite de la deuda por su cuenta, y el líder republicano Mitch McConnell, de Kentucky, insiste en que lo hagan.

La legislación de gastos a corto plazo también proporcionará unos 28,600 millones de dólares en ayuda para los que se están recuperando del huracán Ida y otros desastres naturales. Unos 10,000 millones de dólares de ese dinero ayudarán a los agricultores a cubrir las pérdidas de las cosechas por la sequía, los incendios forestales y los huracanes. Otros 6,300 millones de dólares servirán para apoyar el reasentamiento de los evacuados de Afganistán tras 20 años de guerra entre Estados Unidos y los talibanes.

"Este es un buen resultado, que me alegra que hayamos conseguido", dijo Schumer. "Con tantas cosas de las que ocuparse en Washington, lo último que necesita el pueblo estadounidense es que el gobierno se paralice".

Una vez que el gobierno esté financiado, aunque sea temporalmente, los demócratas pondrán toda su atención en la necesidad de elevar el límite de endeudamiento federal, que ahora está en 28.4 billones de dólares.

Estados Unidos nunca ha dejado de pagar sus deudas en la era moderna e históricamente, ambos partidos han votado para aumentar el límite. Los demócratas se unieron a la mayoría republicana del Senado para hacerlo en tres ocasiones durante la presidencia de Donald Trump. Esta vez los demócratas querían ocuparse de ambas prioridades en un solo proyecto de ley, pero los republicanos del Senado bloquearon ese esfuerzo el lunes.

Aumentar o suspender el límite de la deuda permite al gobierno federal pagar las obligaciones ya contraídas. No autoriza nuevos gastos. McConnell ha argumentado que los demócratas deberían aprobar una extensión del límite de la deuda con las mismas herramientas presupuestarias que están utilizando para tratar de aprobar un esfuerzo de 3,5 billones de dólares para ampliar los programas de la red de seguridad social y abordar el cambio climático. Reiteró esa advertencia al abrirse el Senado el jueves, incluso cuando los demócratas han tachado esa opción de "imposible".

"Hoy podemos financiar el gobierno porque la mayoría aceptó la realidad. Lo mismo tendrá que ocurrir con el límite de la deuda la próxima semana", dijo McConnell.

Los demócratas de la Cámara de Representantes impulsaron a última hora del miércoles un proyecto de ley independiente que suspendería el límite de la deuda hasta diciembre de 2022. Schumer dijo que llevaría la medida al pleno del Senado, pero es casi seguro que el proyecto será bloqueado por un filibusterismo republicano.

Los argumentos esgrimidos en ambas cámaras sobre el techo de la deuda han seguido temas similares.

"Están ustedes más interesados en castigar a los demócratas que en preservar nuestro crédito, y eso es algo que me cuesta mucho entender", dijo a los republicanos el presidente del Comité de Reglas de la Cámara de Representantes, el demócrata de Massachusetts Jim McGovern. "La idea de no pagar las facturas sólo porque no nos gustan las políticas (de Biden) es el camino equivocado".

Impertérritos, los republicanos argumentaron que los demócratas han optado por embestir sus prioridades políticas por su cuenta y, por tanto, son responsables de elevar el límite de la deuda por su cuenta.

"Mientras la mayoría demócrata siga insistiendo en gastar dinero a manos llenas, los republicanos se negarán a ayudarles a levantar el techo de la deuda", dijo el representante Tom Cole, republicano de Oklahoma.

El Tesoro ha tomado medidas para preservar el efectivo, pero una vez que se agote, se verá obligado a depender de los ingresos entrantes para pagar sus obligaciones. Eso significaría probablemente retrasos en los pagos a los beneficiarios de la Seguridad Social, a los veteranos y a los trabajadores del gobierno, incluido el personal militar. El Centro de Política Bipartidista, un grupo de expertos, proyecta que el gobierno federal sería incapaz de cumplir con alrededor del 40% de los pagos que se deben en las semanas siguientes.

Tags