Tribunal Supremo de Estados Unidos

WASHINGTON - En una importante ampliación de los derechos a las armas, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dijo este jueves que los estadounidenses tienen derecho a portar armas de fuego en público para defenderse, un decisión que puede llevar a que más personas se armen legalmente en las ciudades y más allá.

El fallo se dio a conocer a casi un mes del tiroteo en una escuela de Uvalde y otros ataques masivos con armas en varias ciudades y con el control de armas en el centro del debate en el Congreso y en los estados.

Alrededor de una cuarta parte de la población de Estados Unidos vive en estados que se espera que se vean afectados por el fallo, que anuló una ley de armas de Nueva York.

La primera decisión importante sobre armas del alto tribunal en más de una década se produjo con una división de 6-3, con los conservadores del tribunal en la mayoría y los liberales en disidencia.

Mientras tanto, al otro lado de la calle, en el Capitolio, el Congreso se apresuró a aprobar su propia legislación sobre armas tras los tiroteos masivos de Texas, Nueva York y California. Los senadores dieron vía libre a su medida, modesta en cuanto a su alcance, pero aún así la de mayor alcance en décadas.

También el jueves, subrayando las profundas divisiones de Estados Unidos sobre el tema, la hermana de una niña de 9 años asesinada en el tiroteo de la escuela de Uvalde suplicó a los legisladores estatales en Austin que aprobaran una legislación sobre armas, que iría en contra de felxibilizar las restricciones de los últimos años por parte del organismo controlado por los republicanos.

El presidente Joe Biden dijo en un comunicado que estaba "profundamente decepcionado" por el fallo del Tribunal Supremo, que dijo "contradice tanto el sentido común como la Constitución, y debería preocuparnos profundamente a todos".

Instó a los estados a aprobar nuevas leyes y dijo: "Pido a los estadounidenses de todo el país que hagan oír su voz sobre el control de armas. Hay vidas en juego".

La decisión del tribunal anuló una ley de Nueva York que exigía a las personas demostrar una necesidad particular de portar un arma para obtener una licencia para llevarla en público. Los jueces dijeron que ese requisito viola el derecho de la Segunda Enmienda a "tener y portar armas".

El juez Clarence Thomas escribió para la mayoría que la Constitución protege "el derecho de un individuo a llevar un arma de fuego para defenderse fuera del hogar". Ese derecho no es un "derecho de segunda clase", escribió Thomas. "No conocemos ningún otro derecho constitucional que un individuo pueda ejercer sólo después de demostrar a los funcionarios del gobierno alguna necesidad especial".

California, Hawai, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey y Rhode Island tienen leyes similares a la de Nueva York.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, dijo que el fallo llega en un momento especialmente doloroso, cuando Nueva York todavía está de luto por la muerte de 10 personas en un tiroteo masivo en un supermercado de Buffalo. "Esta decisión no es sólo imprudente. Es censurable. No es lo que quieren los neoyorquinos", dijo.

Sin embargo, Tom King, presidente de la Asociación de Armas de Fuego y Pistolas del Estado de Nueva York, dijo sentirse aliviado.

"El propietario de armas legal y legítimo del Estado de Nueva York ya no va a ser perseguido por leyes que no tienen nada que ver con la seguridad de la gente y que no harán nada para que la gente esté más segura", dijo. "Y tal vez ahora empecemos a perseguir a los criminales y a los autores de estos actos atroces".

La decisión del tribunal está en cierto modo en desacuerdo con la opinión pública. Alrededor de la mitad de los votantes en las elecciones presidenciales de 2020 dijeron que las leyes de armas en Estados Unidos deberían ser más estrictas, según AP VoteCast, una encuesta expansiva del electorado. Un tercio adicional dijo que las leyes deberían mantenerse como están, mientras que solo alrededor de 1 de cada 10 dijo que las leyes de armas deberían ser menos estrictas.

Alrededor de 8 de cada 10 votantes demócratas dijeron que las leyes de armas deberían ser más estrictas, mostró VoteCast. Entre los votantes republicanos, aproximadamente la mitad dijo que las leyes deberían mantenerse como están, mientras que la mitad restante se dividió estrechamente entre más y menos estrictas.

En una disidencia del tribunal a la que se unieron sus colegas liberales el jueves, el juez Stephen Breyer se centró en el número de víctimas de la violencia con armas de fuego. "Solo desde el comienzo de este año (2022), ya se han registrado 277 tiroteos masivos, un promedio de más de uno por día", escribió Breyer.

Los defensores de la ley de Nueva York habían argumentado que su anulación provocaría un aumento de las armas en las calles y de los índices de delitos violentos. La violencia con armas de fuego, que ya estaba en aumento durante la pandemia de coronavirus, se ha disparado de nuevo.

En la mayor parte del país, los propietarios de armas tienen pocas dificultades para llevarlas legalmente en público. Pero eso ha sido más difícil en Nueva York y en el puñado de estados con leyes similares. La ley de Nueva York, en vigor desde 1913, establece que para llevar un arma oculta en público, la persona que solicita una licencia tiene que demostrar una "causa adecuada", una necesidad específica de llevar el arma.

El estado expide licencias sin restricciones en las que una persona puede llevar su arma en cualquier lugar y licencias restringidas que permiten a una persona llevar el arma pero sólo para fines específicos como la caza y el tiro al blanco o para ir y volver de su lugar de trabajo.

La impugnación de la ley de Nueva York fue presentada por la New York State Rifle & Pistol Association, que se describe a sí misma como la más antigua del país.

Recibe más información sobre esta y otras noticias. Pulsa aquí si eres usuario de Android o de iPhone.