Chicago Rapper Killed Charges

Cinco presuntos miembros de una pandilla han sido acusados de asesinato por la muerte a tiros de un rapero de Chicago el año pasado que, según los fiscales, fue parte de la violencia continua por los territorios de las pandillas en el lado sur de la ciudad, anunciaron las autoridades el miércoles.

La Oficina del Fiscal de los Estados Unidos en Chicago dijo en un comunicado de prensa que la banda O-Block mató a tiros a Carlton Weekly, también conocido como "FBG Duck", en agosto de 2020 en el barrio de moda de Gold Coast, y "reivindicó los actos de violencia en Chicago y utilizó las redes sociales y la música para aumentar su empresa criminal."

A los imputados se les acusa de cometer asesinato en medio de un acto de contrabando y varios cargos por la violaciones a la Ley de Armas. Los residentes de Chicago son Charles Liggins, de 30 años, Kenneth Roberson, de 28, Tacarlos Offerd, de 30, Christopher Thomas, de 22, y Marcus Smart, de 22.

En una vista judicial celebrada por la tarde, Liggins, Offerd, Thomas y Smart se declararon no culpables, y el juez ordenó que permanecieran bajo custodia a la espera de las audiencias de detención. Roberson no estaba en el tribunal y la Fiscalía dijo que su audiencia inicial no estaba programada.

Weekly estaba fuera de una tienda en la calle Oak a plena luz del día cuando dos hombres bajaron de dos vehículos, y abrieron fuego, luego volvieron a subir a los vehículos y se marcharon.

Weekly murió y una mujer y un hombre resultaron heridos. La policía dijo que parecía ser un ataque "dirigido" al rapero o a otro hombre cercano. El Chicago Tribune informó de que la policía determinó que Weekly, de 26 años, podría haber sido el objetivo porque días antes había grabado un vídeo en el que menospreciaba a los miembros de la banda rival que habían muerto.

Liggins, Offerd, Thomas y Smart fueron detenidos el miércoles por la mañana, y Roberson ya estaba bajo custodia en la cárcel del condado de Cook, según el comunicado.

El cargo de asesinato federal conlleva una sentencia mínima obligatoria de cadena perpetua y una sentencia máxima de pena de muerte.

Los investigadores llevan años diciendo que la mayoría de los asesinatos en Chicago están relacionados con conflictos entre bandas, que a veces comienzan como rencillas en Internet que desembocan en violencia en el mundo real. Detener a los sospechosos de asesinatos de bandas puede ser especialmente difícil porque los testigos son reacios a presentarse.

En una conferencia de prensa con otros líderes de las fuerzas del orden el miércoles, el Superintendente de la Policía de Chicago, David Brown, dijo que la nueva acusación envía un mensaje de que "vamos a perseguir a las bandas en esta ciudad".

"Si esto les hace reflexionar, entonces estamos haciendo algo bueno", dijo el fiscal federal de Chicago, John Lausch, hablando junto a Brown.