Camión de USPS

Una imagen de archivo de un camión del Servicio Postal de Estados Unidos, para el que trabaja el cartero que denunció haber sido secuestrado. (Trinity Nguyen)

Autoridades federales investigan el secuestro a plena luz del día de un cartero que habría entregado un paquete que supuestamente debía contener drogas enviadas desde Puerto Rico, informó la Policía de Rhode Island.

El secuestro express ocurrió el 1 de junio en Pawtucket, Rhode Island. Según los documentos del caso que acaban de revelarse, el cartero fue retenido por unas horas por dos hombres armados y enmascarados que lo llevaron a su propia casa, le dijeron que lo estaban vigilando y le hicieron preguntas sobre un paquete que entregó en mayo en una casa en la Avenida Melrose.

Eso fue lo que declaró el hombre, que no fue identificado, a las autoridades federales. Según les explicó, los secuestradores fueron a buscarlo porque el paquete que entregó debía haber tenido drogas, pero estaba vacío cuando lo recibieron en la casa de la Avenida Melrose.

Cuando los tres llegaron a la vivienda del cartero, que trabaja para USPS, les dijo que no tenía las llaves. Los hombres enmascarados decidieron entonces llevarlo de regreso al lugar donde lo habían secuestrado y lo dejaron ir.

El incidente denunciado por el cartero desencadenó una rápida investigación federal y estatal por parte del Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos y la Policía de Rhode Island. 

Las autoridades locales investigan hace un tiempo cómo se entregan paquetes procedentes de Puerto Rico en domicilios de varias ciudades de Rhode Island.

Una orden de registro de tres paquetes descubrió cocaína envuelta en Saran, un plástico impermeable, junto a latas metálicas que contenían juegos de dominó.

Tres detenidos

Los agentes federales arrestaron por este caso a tres hombres que tenían antecedentes penales y que fueron identificados como Edgar Medina, Andrés Garay y Ronald Hall. Los acusaron a todos de conspiración para poseer con intención de distribuir cocaína. Pero es posible que se sumen nuevos cargos por el secuestro del cartero.

En los vehículos de los acusados, los investigadores hallaron máscaras negras, las mismas que -según el trabajador postal- llevaban sus secuestradores. La víctima también identificó el sedán Chrysler 300 gris en el que lo secuestraron.

En el tribunal donde se atiende el caso, los investigadores calificaron a los hombres de "extremadamente peligrosos" y dijeron que suponían una amenaza para la comunidad, según informaron varios medios locales. 

En el apartamento de Medina, los detectives encontraron una bolsa de marihuana sellada al vacío, un pepper spray y un papel con el tracking number del paquete por el que secuestraron al cartero. Con ese papel había tres billetes de 100 dólares y una nota que decía: "Se necesita el nombre completo, la descripción física y del vehículo del transportista o transportistas en esta misma fecha. Se le compensará y alguien se reunirá con usted el viernes o el sábado".

Al momento de su detención, Medina estaba en libertad supervisada tras cumplir una condena de 10 años por cargos de tráfico de drogas y armas de fuego, según los documentos de la investigación.

En la denuncia del caso, el inspector de correos Richard Atwood explicó que en las últimas semanas se enviaron varios paquetes desde Puerto Rico a localidades de Pawtucket, Providence, Cranston y Johnson, todos ellos relacionados de alguna manera con Edgar Antonio Medina. También señaló que la escritura que tenían todos los paquetes coincidía y eran verificados por sus tracking numbers por la misma persona, lo que les hizo sospechar que se trataba de un envío de narcóticos a través del correo.

Durante la investigación, un K-9 -como se llama a los perros antidrogas por su denominación en inglés (ca-nine)- inspeccionó tres de esos paquetes y detectó el olor a narcóticos. En su interior, la Policía de Rhode Island encontró 7 libras que dieron positivo en cocaína.