Estudiantes post covid en las escuelas

Una niña pasa junto a un cartel de "Bienvenido a la escuela" mientras llega al primer día de clase en la escuela primaria PS 245 de Brooklyn.

NUEVA YORK- El lunes comenzaron las clases para cerca de un millón de alumnos de las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York, en el mayor experimento del país de aprendizaje en persona durante la pandemia del coronavirus.

El primer día de clases coincidió con varios hitos en la recuperación de la pandemia de la ciudad que dependen de los mandatos de vacunación.

Casi todos los 300,000 empleados de la ciudad tuvieron que volver a sus puestos de trabajo, en persona, el lunes, ya que la ciudad puso fin al trabajo a distancia. La mayoría tendrá que vacunarse o someterse a las pruebas semanales de covid-19 para poder seguir trabajando.

La ciudad también iba a empezar a aplicar las normas que exigen que los trabajadores y los clientes estén vacunados para entrar en restaurantes, museos, gimnasios y lugares de ocio. El requisito de vacunación lleva semanas en vigor, pero no se había aplicado anteriormente.

También habrá una obligación de vacunación -sin opción de prueba- para los profesores, aunque se les ha dado hasta el 27 de septiembre para que se vacunen por primera vez.

A diferencia de algunos distritos escolares de todo el país que siguen ofreciendo enseñanza en línea a las familias que lo prefieren, las autoridades de la ciudad de Nueva York no ofrecieron ninguna opción a distancia a pesar de la persistencia de la variante delta del covid-19 la cual es altamente transmisible.

La ciudad de Nueva York mantuvo las escuelas abiertas durante la mayor parte del año escolar pasado, con algunos estudiantes que hicieron una mezcla de instrucción a distancia y en persona, pero la mayoría de las familias eligieron el aprendizaje a distancia. Esa opción no estará disponible este año, ha insistido el alcalde Bill de Blasio.

"Hay niños que no han estado en un salón de clases en año y medio, y se merecen algo mejor", dijo de Blasio el lunes. "Los niños necesitan volver a la escuela por su salud mental, su salud física, su capacidad para desarrollarse socialmente y por muchas razones".

El secretario de Educación de Estados Unidos, Miguel Cardona, visitó una escuela elemental del Bronx y apareció a distancia en la sesión informativa del alcalde para elogiar el plan de apertura de escuelas de la ciudad. "Lo han hecho bien, y sé que este va a ser un año increíble para Nueva York, para todos", dijo Cardona.

Las mascarillas serán obligatorias para todos los estudiantes y miembros del personal, como ocurre en las escuelas de todo el estado de Nueva York.

Virus Outbreak New York

Le toman la temperatura a una niña al llegar al primer día de clase en la escuela primaria PS 245 de Brooklyn.

El cubrebocas de Samiya Ramdial estaba firmemente colocada para el comienzo del primer grado en la Escuela Pública 33 de Manhattan, al igual que sus elegantes zapatillas negras.

"Son unos zapatos estupendos", dijo Samiya. "Puedo bailar con ellas".

Bajo el modelo de aprendizaje híbrido de la ciudad, Samiya estuvo en el jardín de infancia de manera presencial a tiempo parcial y aprendió a distancia el resto del tiempo.

"Ella prefería en persona, por supuesto, porque podía ver a sus amigos, y también disfrutaba estando con los profesores", dijo su madre, Christina Brea.

No existe un mandato de vacunación para los estudiantes de 12 años o más que reúnan los requisitos para ello, pero las vacunas serán necesarias para participar en deportes de contacto como el fútbol y el baloncesto, así como en algunas actividades extracurriculares como las prácticas de la banda y el teatro. Aproximadamente dos tercios de los alumnos de 12 a 17 años de la ciudad están actualmente vacunados.

En Estados Unidos, cualquier persona de 12 años o más puede recibir la vacuna covid-19. El jefe de vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dijo la semana pasada que espera que los niños de tan solo 5 años sean elegibles para ser vacunados a finales de 2021.

De Blasio, demócrata en sus últimos meses de mandato, ha insistido en que las mascarillas, los protocolos de limpieza y las pruebas aleatorias de covid-19 hacen que los edificios escolares sean seguros. Pero ha recibido el rechazo de los padres que quieren que sus hijos estén en casa y de los sindicatos que representan a los profesores y otros miembros del personal escolar.

La ciudad ha entrado en un proceso de arbitraje con la Federación Unida de Profesores, que representa a casi 80,000 profesores de las escuelas públicas de la ciudad, sobre cuestiones que incluyen la adaptación de los profesores que dicen tener problemas de salud que les impiden ser vacunados.

El árbitro dictaminó a última hora del viernes que la ciudad debe ofrecer asignaciones no lectivas a los profesores que no están vacunados debido a exenciones médicas y religiosas.

Según los protocolos de coronavirus del sistema escolar, si hay un caso positivo en un aula de primaria, los alumnos de la clase recibirán instrucción a distancia mientras están en cuarentena durante 10 días. En las escuelas secundarias y los institutos, sólo los estudiantes no vacunados estarán en cuarentena.

De Blasio dijo que no espera que se cierren muchas aulas.

"No esperamos ver ni de lejos el tipo de cierres o interrupciones en las aulas que vimos el año pasado", dijo el lunes.

Mientras tanto, otros sindicatos de trabajadores de la ciudad se han opuesto a la decisión del alcalde de ordenar a los empleados que vuelvan a sus puestos de trabajo, diciendo que si estaban realizando bien su trabajo a distancia, se les debería permitir continuar.

"La forma en que se ha llevado a cabo esta vuelta al trabajo a tiempo completo con menos de dos semanas de antelación ha sido la parte que ha resultado más desorientadora", dijo Ashley Firestone, que trabaja en el Departamento de Asuntos Culturales de la ciudad.

"Hay muchos aspectos de esto que no se han considerado y pensado de una manera humana o empática con la humanidad de los trabajadores que se han puesto en juego durante los últimos 18 meses en nombre de la ciudad", añadió.

Algunos empleados de la ciudad, como Yvette Santiago, habían vuelto a trabajar de forma limitada. Pero la vuelta obligatoria a tiempo completo requerirá algunos ajustes.

"La vuelta al trabajo ha sido un poco ansiosa", dijo Santiago, la directora del Departamento para la Tercera Edad. "Estoy intentando adaptarme".

El Comité Municipal del Trabajo, un grupo que agrupa a los sindicatos que representan a los trabajadores municipales, también ha amenazado con emprender acciones legales si el alcalde se mueve para eliminar la opción de las pruebas semanales del virus para los trabajadores que optan por no vacunarse.

El brote ha perturbado gran parte de la vida pública, incluyendo el cierre de restaurantes y otros lugares de reunión. Las autoridades municipales han impulsado la vacunación para evitar una mayor propagación del virus, sobre todo de las variantes más transmisibles que podrían provocar otra ronda de cierres masivos.

El lunes, la ciudad comenzó a hacer cumplir su mandato de vacunación en restaurantes, museos, gimnasios y lugares de ocio cerrados.

En el Museo de Arte Moderno, en el centro de Manhattan, se formaron colas en la puerta mientras los clientes pasaban por las aplicaciones de los teléfonos o buscaban en sus carteras su prueba de vacunación.

Y un grupo de propietarios de restaurantes y bares ha demandado el requisito de vacunación para los comedores interiores y los empleados, diciendo que la ciudad ha sobrepasado su autoridad legal.

Allison Torres, camarera de Court Square Diner, en Queens, había rechazado a media mañana a casi una docena de clientes, incluido un cliente habitual.

"Lo siento, hoy es cuando se vuelven estrictos", explicó a un par de jóvenes antes de rechazarlos porque no tenían pruebas de que se habían vacunado.

"Definitivamente vamos a perder negocio", dijo Torres. "Voy a perder dinero y mi jefe va a perder dinero".

Torres dijo que el restaurante seguiría las reglas "porque son las reglas - pero no nos tiene que gustar".