Sheldon Adelson

El multimillonario Sheldon Adelson junto al presidente Donald Trump. >Patrick Semansky/AP

LAS VEGAS — Sheldon Adelson, el multimillonario empresario de casinos que se convirtió en activista influyente de la política estadounidense, falleció a la edad de 87 años, informaron allegados el martes.

Su esposa Miriam Adelson y la empresa Las Vegas Sands Corp. emitieron comunicados confirmando el fallecimiento.

Adelson, quien llegó a ser el tercer hombre más adinerado del mundo, poseía casinos desde Las Vegas hasta China.

Era hijo de inmigrantes judíos y fue criado en un humilde apartamento de Boston con sus dos hermanos. Llegó a ser presidente y director general de Las Vegas Sands Corporation, primero concentrándose en los casinos de Las Vegas y luego apostando correctamente por el negocio en Asia. En el 2018, la revista Forbes lo nombró la 15ta persona más adinerada de Estados Unidos, con un patrimonio estimado de $35,500 millones.

“Si haces las cosas de manera distinta a los demás, el éxito te acompañará como si fuera tu propia sombra”, expresó Adelson en 2014 en una conferencia del sector en Las Vegas.

De discurso franco, pero estilo personal discreto, Adelson se asemejaba a los capos de la política antigua y se distinguía de la mayoría de los judíos estadounidenses que en su mayoría son demócratas y liberales. Adelson fue un importante donador de causas republicanas y en algunos años llegó a tener el récord de los más abultados aportes financieros a causas de derecha.

Solía recibir a las figuras más prominentes del Partido Republicano en su oficina modesta ubicada en medio de los numerosos casinos de Las Vegas. Presionaba a ese partido para que propugnara un apoyo incondicional a Israel, particularmente en 2018 cuando apoyó la decisión del gobierno de Donald Trump de trasladar la embajada estadounidense en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

La controversial medida se realizó pese a las protestas de palestinos, pero Adelson, lo ansiaba con tanto ahínco que incluso ofreció pagar por ella. Adelson y su esposa estuvieron en la primera fila de invitados en la ceremonia de inauguración de la nueva embajada en Jerusalén.

Cuando se le preguntó cuál quería que fuera su legado, Adelson respondió que no eran ni sus casinos ni sus hoteles, sino su apoyo a Israel. Donó $25 millones, una cifra sin igual para un individuo, al museo y monumento en Israel dedicado al Holocausto, el Yad Vashem. Además fundó un centro de estudios académicos en Jerusalén y era firme aliado del partido derechista israelí Likud.

Adelson incluso fundó un periódico gratis en Israel, “Israel Hayom” que era tan parcializado hacia el primer ministro Benjamin Netanyahu que los israelíes le dieron el apodo de “Bibitón”, un juego de palabras con el apodo de Netanyahu (Bibi) y la palabra en hebreo para periódico (itón).