Guardia iraní, lista para “cualquier escenario” ante tensión

Un guardia de seguridad hace guardia ante un centro de procesado de petróleo de Aramco luego de un reciente ataque, durante un viaje organizado por el Ministerio de Información saudí, en Abqaiq, Arabia Saudí. 

TEHERÁN, Irán  — La poderosa Guardia Revolucionaria iraní está lista para el combate y para “cualquier escenario”, explicó su comandante el sábado. Mientras, el acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias mundiales se derrumba y Estados Unidos acusa a la República Islámica de estar detrás de un ataque a instalaciones petroleras saudíes la semana pasada que sacudió los mercados energéticos de todo el mundo.

Irán ha negado su participación en los ataques del 14 de septiembre, que fueron reivindicados por los rebeldes hutíes de Yemen, que cuentan con el respaldo de Teherán. El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, que está en Nueva York para asistir a la Asamblea General de Naciones Unidas, advirtió que cualquier agresión estadounidense o saudí a su país en respuesta por esos incidentes resultaría en una “guerra total”.

Por su parte, el general Hossein Salami explicó el sábado que sus fuerzas realizaron “maniobras de guerra y están listas para cualquier escenario”. El militar intervino en una ceremonia en la que se mostraron piezas de un avión no tripulado estadounidense derribado por la Guardia en junio.

“Si alguien cruza nuestras fronteras, lo atacaremos”, agregó.

En un tuit, Zarif afirmó que Arabia Saudí no cree su propia acusación de que Irán era el responsable del ataque a sus instalaciones petroleras.

"Está claro que ni los propios saudíes creen la ficción de la participación iraní”, dijo Zarif señalando lo que describió como ataque de represalia de Riad a las fuerzas hutíes en el suroeste de Yemen.

Arabia Saudí está en guerra con los hutíes desde marzo de 2015. La ONU, naciones del Golfo Pérsico y Washington acusan a Irán de suministrar armas a los rebeldes chiíes de Yemen, algo que Teherán niega.

Los analistas sostienen que los misiles utilizados en la ofensiva del 14 de septiembre no tendrían suficiente alcance para llegar a los centros petroleros del este del reino saudí desde el empobrecido Yemen. Los misiles y drones empleados parecían armas de fabricación iraní, pero los analistas dijeron que se necesitan más análisis para vincularlos de forma definitiva a la República Islámica.

Salami añadió que Irán no quiere iniciar un conflicto, pero pareció advertir a Riad y Washington de que está preparado.

"No pararemos hasta destruir a cualquier agresor. Y no dejaremos ningún lugar a salvo”, manifestó. "No calculen mal y no cometan un error”.

El Pentágono anunció el viernes que Estados Unidos llevará más soldados y equipos militares a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos para reforzar la seguridad.