Indígenas alzan la voz por incendios que arrasan la Amazonía

ALTAMIRA, Brasil — Mientras el fuego arrasaba partes de la Amazonía, Mydje Kayapó navegó en una pequeña embarcación observando el río Curuá en la reserva indígena de Baú. El olor a humo llenaba el aire, y Kayapó estaba preocupado.

"El fuego se acerca cada vez más a nuestra reserva”, dijo a un equipo de The Associated Press que visitó la zona. "Ahora está a unos 20 kilómetros (12 millas)”.

Kayapó, uno de los líderes del pueblo Baú, ayuda a organizar un grupo de vigilancia en la aldea para proteger las tierras de la comunidad de las llamas, de los madereros y mineros ilegales, y de otros que buscan explotar la zona. Con los incendios extendiéndose rápido a amplias zonas indígenas en las últimas semanas, su tarea es cada vez más crítica.

En lo que va de 2019, Brasil reportó 83,000 incendios, un 77% más que en el mismo periodo del año pasado. La mayoría se registraron en áreas ya deforestadas por personas que limpiaron la tierra para plantar cultivos o pasto.

Con más del 98% de las tierras indígenas del país en la Amazonía, la amenaza para grupos como los kayapó es especialmente clara.

Según el Instituto Nacional de Investigación Espacial, se estima que hay 3,553 fuegos activos en 148 territorios indígenas en la región.

"Justo fuera, nuestra reserva está siendo deforestada. Está siendo gravemente destruida”, apuntó Kayapó. "Los pueblos indígenas, tenemos que estar unidos”.

Mientras una multitud de actores internacionales discuten cómo desarrollar y proteger la Amazonía, Kayapó y otros se encuentran en la primera línea de las labores de extinción y mantienen un amargo enfrentamiento con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Bolsonaro recibió duras críticas por su política ambiental, que según algunos está debilitando la protección de la selva tropical. El dirigente sostiene que los europeos están intentando violar la soberanía del país y alega que la demarcación de las tierras indígenas obstaculiza los intereses empresariales.

El dirigente reafirmó sus teorías en una reunión con gobernadores de la región amazónica ayer, señalando que los extranjeros están explotando las reservas para frenar el crecimiento de la economía brasileña.

"Muchas reservas están ubicadas estratégicamente, alguien arregló eso”, dijo Bolsonaro sin aclarar a quién se refería. "Los indígenas no tienen un grupo de presión (político), no hablan nuestro idioma, pero han logrado obtener el 14% de nuestro territorio nacional”.

A medida que se endurece la retórica, los jefes indígenas son los que más tienen que perder.

Saulo Katitaurlu, líder de la municipalía de Conquista D'Oeste, en el estado de Mato Grosso, parecía desolado mientras caminaba a orillas del río Sarare.

"Los no indígenas hacen los que quieren y culpan a los indígenas", manifestó Katitaurlu, explicando que cuando su grupo reportó un incendio a las autoridades, un ganadero dijo que había sido la propia tribu la que provocó el fuego.

Su comunidad, los nambikwara sarare, notó los efectos de la expansión de la agricultura y la ganadería de una forma más acentuada este año, apuntó agregando que los inspectores “no persiguen” a los delincuentes.

"Hace algunos años hubo algunos (incendios) pero ahora hay más”, afirmó Katitaurlu. "Con la Amazonía en llamas, este es el mayor (incendio) que hemos tenido nunca y el humo está llegando aquí. Hoy el cielo está limpio, pero hace dos días estaba lleno de humo y calor”.

En los últimos días, los líderes de las siete naciones más industrializadas del mundo, el G7, se comprometieron a ayudar a la región amazónica con 20 millones de dólares, además de una donación independiente de 12 millones de dólares realizada por Gran Bretaña y de otra de 11 de Canadá.

Al mismo tiempo, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se embarcó en un enfrentamiento cada vez más personal con Bolsonaro, y su homólogo chileno, Sebastián Piñera, declaró que los países latinoamericanos "tienen soberanía sobre la Amazonía”.

Todas las naciones amazónicas salvo Venezuela se reunirán el 6 de septiembre “para idear nuestra propia estrategia unificada para preservar el medio ambiente y también para la exploración sustentable en nuestra región”, señaló Bolsonaro el miércoles.

Aunque el presidente de Brasil y los actores internacionales acaparan la discusión, algunos líderes indígenas parecen sentir que la forma más efectiva de influir en las políticas de preservación medioambiental en alzar sus propias voces, o asumir directamente la gestión de los problemas.

"Creo que este presidente no conoce muy bien la Constitución”, apuntó Kayapó, el líder de la reserva Baú. "Somos resistentes. Si hay una invasión en nuestra reserva, si intentan venir aquí (...) reaccionaremos contra el gobierno de Bolsonaro y diremos ‘No aquí. Esta reserva tiene dueño’”.

En un vídeo publicado el 24 de agosto en YouTube, una mujer indígena con la cara pintada y un tocado habló a cámara y prometió “resistir por el bien del bosque, por nuestra forma de vida”.

"Nosotros, del río Xingú, estamos conectados con ustedes, todos juntos en defensa de la Amazonía”, manifestó. "Estamos en la línea del frente y necesitamos su apoyo, únanse a la lucha”.

(1) Comentarios

ENKI PRO USA

The Amazon has 1.4 billion acres of forest. If even 1 million acres is burned down, that is nothing compared to what remains and can grow back. This story in the news is part of the eco-fasism agenda against carbon emissions and meat consumption.

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.