YAKARTA, Indonesia — El presidente de Indonesia viajó hoy a la zona más afectada por incendios forestales, al tiempo que los países vecinos lo exhortaron a acentuar el combate contra las llamas que han cubierto el sudeste asiático de una espesa humareda tóxica.

El presidente Joko Widodo voló a la provincia de Riau, donde las llamas arrasaron casi 50,000 hectáreas, para alentar a las autoridades a que controlen el humo.

Widodo dijo a la prensa en Pekanbaru, la capital provincial, que envió a 5,600 efectivos militares para reforzar a las 9,000 personas que combaten los incendios. Las llamas han arrasado con más de 328,700 hectáreas en todo el país.

Dijo que 52 helicópteros han lanzado 263 millones de litros de agua y 164 toneladas de sal sobre las nubes para combatir los incendios en seis provincias que han declarado el estado de emergencia, y cuya población total supera los 23 millones.

“Se han hecho todos los esfuerzos con más personal en el terreno para combatir los incendios”, dijo Widodo. “Pero la medida más importante es la prevención antes de que se produzcan los incendios”.

Widodo deploró la lentitud de las autoridades locales para detectar y responder a los incendios antes de que empiecen a extenderse.

“Tenemos todos los recursos, pero no se activaron debidamente”, dijo.

Exhortó a la gente a abstenerse de encender fuegos en las turberas o en los bosques y ordenó tomar medidas severas contra los incendiarios, tanto empleados de empresas como aldeanos.

La ministra de Bosques y Ambiente, Siti Nurbaya Bakar, dijo que se investiga a 370 empresas dueñas de plantaciones sospechosas de iniciar incendios intencionalmente para las nuevas siembras, 103 de ellas en la provincia de Riau.

Dijo que entre las empresas investigadas hay una de Singapur y cuatro firmas asociadas con un grupo empresario de Malasia que produce aceite de palma.